VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

martes, 25 de junio de 2013

EPIGRAMAS: UN HOMENAJE A ERNESTO CARDENAL

 Ernesto Cardenal. Poeta nicaragüense.  Nació el 20 de enero de 1925 en Granada, Nicaragua. Escribió su primer poema con tan sólo siete años. En 1935 ingresa en  el Colegio Centroamérica de los Jesuitas en Granada donde completa sus estudios de bachillerato. Más tarde viaja a México e ingresa en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, publicando ya sus  primeros poemas en algunas revistas mejicanas. En 1947 obtiene la licenciatura y entre 1948 y 1949 estudia   Literatura Norteamericana en la Universidad de Columbia  (Nueva York) donde termina doctorándose. De mediados del 1949 a mediados de 1950 viaja por Europa (París, España,  Italia) para regresar este mismo año a Nicaragua. Pasó un  largo periodo de tiempo en un monasterio trapense de Kentucky, Estados Unidos, se ordenó sacerdote (1965) y creó en su país la abadía de Solentiname, poderoso foco de la  revolución de la vida cultural y religiosa americana. En 1952 Su poema "Con Walker en Nicaragua" gana el premio del  Managua Centenary. Ese mismo año fundó una pequeña editorial de poesía, "El hilo azul", en la que publica el trabajo de  varios poetas. También regenta junto con su amigo Urtecho  una librería selecta, que era un lugar de reunión y tertulia    para poetas y opositores al régimen de Somoza. Combatió contra la dictadura del general Anastasio Somoza, siendo nombrado en 1979 ministro de Cultura por el régimen  sandinista. En 1983, Juan Pablo II, durante su visita oficial a Nicaragua, increpó severamente a Cardenal frente a cámaras de televisión que transmitían a todo el mundo, mientras el poeta permanecía arrodillado ante él en la misma pista del aeropuerto. El papa recriminó a Cardenal que propagara doctrinas apóstatas y formara parte del gobierno sandinista.
Se puede destacar entre sus obras: Epigramas (1961), Oración  por Marilyn Monroe y otros poemas (1965), que contiene algunos de los poemas más intensos de Cardenal, El estrecho dudoso (1966) y Homenaje a los indios americanos (1969), donde se observa una influencia clara de la poesía de la  Beat generation. Cardenal une el lenguaje místico con el épico, los problemas del proletariado de su pueblo con la  magia de lo cotidiano; la ironía con la intensidad de la vida moderna.   Sus últimos libros editados han sido "Telescopio en la noche  oscura" (1983), Quetzatcóatl" (1985), "Cántico cósmico"  (1989), un extenso poema de 600 páginas y que ha sido  traducido al inglés, alemán y portugués. Recientemente ha publicado lo que hasta el momento constituye su última obra: "Vida perdida" (1999). Fuera del ámbito hispanohablante, Cardenal es bastante conocido, gracias sobre todo a la difusión en inglés de su obra, realizada por el poeta y traductor John Lyons. Antología poética, La Habana, Cuba, 2005. En mayo de 2005 fue propuesto su candidatura para el Premio Nobel de Literatura. Ha sido galardonado con el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda en el 2009 y con el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana en el 2012.

LOS EPIGRAMAS: OTRA FORMA DE HACER POESÍA
Siendo el poema más breve, es toda la poesía en miniatura; dos, cuatro, ocho versos le bastan, aunque a veces recibe algunos más, e incluso se expresa en todos los metros. Por muy breve que sea, consta siempre de dos partes: la primera, en que se reclama la atención, y la segunda, en que de un modo insospechado y rápido queda satisfecha la curiosidad. Llámase la primera nudo y la segunda desenlace. Su objeto suele ser una burla, una chanza, un pensamiento ligero sobre la vida cotidiana, una ridiculez, una antítesis, una voz o un equívoco. El epigrama (que nació en la Grecia clásica), se decía ya en tiempos de Marcial (poeta de la antigua Roma experto en este tipo de versos),  debe ser como una abeja, que es pequeña y produce la dulzura de la miel y deja el escozor del aguijón. 

SELECCIÓN DE EPIGRAMAS  DE
ERNESTO CARDENAL

Te doy, Claudia, estos versos, porque tú eres su dueña.
Los he escrito sencillos para que tú los entiendas.
Son para ti solamente pero, si a ti no te interesan,
un día se divulgarán tal vez por toda Hispanoamérica…
y si al amor que los dictó, tú también lo desprecias,
otras soñarán con este amor que no fue para ellas.
Y tal vez verás, Claudia, que estos poemas
(escritos para conquistarte a ti), despiertan
en otras parejas enamoradas que los lean
los besos que en ti no despertó el poeta.
                  **************
Al perderte yo a ti tú y yo hemos perdido:
yo porque tú eras lo que yo más amaba
y tú porque yo era el que te amaba más.
Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo:
porque yo podré amar a otras como te amaba a ti
pero a ti no te amarán como te amaba yo.
                     *************
Muchachas que algún día leáis
emocionadas estos versos
y soñéis con un poeta:
sabed que yo los hice
para una como vosotras
y que fue en vano.
                      *************
Ésta será mi venganza:
que un día llegue a tus manos
el libro de un poeta famoso
y leas estas líneas que el poeta
escribió para ti
y tú no lo sepas.
                    **************

lunes, 3 de junio de 2013

CORAZÓN POETA

Rociaré versos de fina lluvia
en este mundo de hojarasca.
Coseré palabras perennes
en el templo donde habita
tu esencia y la mía.
Y la vuestra -huéspedes de esta orilla-.
Sabéis cómo soy, que respiro sueños
y libro cautiverios a golpe de estrofas.
Tal vez sea un inconsciente perdedor
que desfila con el paso cambiado
en este hormiguero repleto
de provisiones sin sentimientos;
de tarjetas de crédito
caducadas en solidaridad
más allá de sus carteras.
He oído tantas veces, demasiadas,
eso de tanto tienes, tanto vales,
que miro mis pertenencias
y realmente no sé qué pensar.
Puede que  sea un cretino,
un romántico en desuso
pasado de moda,
un idealista sin oficio ni beneficio;
qué sé yo y qué hago aquí, me digo,
en esta calle de farsantes atrevidos.
Apelaré a las ilusiones de manos unidas,
a las utopías del codo con codo,
a esos abrazos sinceros
que reconoces cuando llegan.
No quiero charlatanes de humo,
ni mentiras, ni gobernantes
-que son lo mismo- en mis poemas.
Los versos también pueden ser
mechones de esperanzas azules,
mares en calma despejados de brumas;
incluso  el tributo perfecto para la ternura.
Por tanto, no cejaré en el intento,
buscaré palabras que quieran quedarse
bajo el techo humilde de mi lírica.
Pondré todo mi empeño hasta encontrar
alguna musa dispuesta a ayudarme;
que ande algo desubicada como yo
y que quiera ocupar conmigo
la plaza vacante de este corazón poeta
que escribe latiendo entre mis manos.

© Ceferino Otálora (Mos). Junio 2013.
Imagen tomada de internet.



Queridos amigos: os dejo el último poema que he escrito mientras me alejo de la orilla durante un tiempo indeterminado. Sé que volveré pero no puedo decir cuándo. Quiero desocuparme del blog para ocuparme más de escribir y de otros proyectos y obligaciones que no puedo atender si sigo consumiendo tantas horas delante de la pantalla y de blog en blog. Sé que entenderéis esta ausencia temporal pero necesaria para mí. Os seguiré visitando pero con menos frecuencia y os aseguro que nos volveremos a encontrar de nuevo en esta orilla de las palabras.

Un abrazo de Mos desde esta orilla y más allá.