VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

miércoles, 31 de julio de 2013

VOLVER A NACER A LOS 23 AÑOS

"Cada uno, desde que nace, tiene escrita su suerte en este mundo"
Francesco PETRARCA (1304-1374). Poeta y humanista italiano.

El pasado día 11, a la una y media del mediodía,  mi hija Silvia volvió a nacer. Sufrió un accidente de tráfico camino de Ugena (Toledo), a donde se dirigía para recoger a su prima Laura y pasar juntas un día de piscina. El caso es que, por una distracción, perdió el control de su vehículo y fue a empotrarse con un camión de gran tamaño que venía en sentido contrario.
Tras el impacto, pudo salir del coche por su propio pie y, acto seguido, nos cuenta que se sentó en la calzada algo aturdida. Varias personas bajaron de sus vehículos para socorrerla. Una mujer llamó a casa e informó a Tere, mi esposa, del suceso. Dicha mujer insistía en que Silvia estaba bien; en que ya estaban avisados los equipos de emergencia y que una ambulancia venía en camino. La desolación y la angustia (y la sospecha de que le ocultaban la realidad del estado de su hija),  se apoderaron de Tere que me llamó desconsolada para darme la noticia. Yo, en mi trabajo  a esas horas, intentaba calmarla a través del teléfono a la vez que asimilaba sus palabras y trataba de ordenar el barullo formado en mi cabeza. Llamamos a Cristina, mi otra hija, y  parece ser que sufrió un vahído tras saber del accidente de su hermana. También en casa de Laura toda la familia estaba consternada.

WOLKSWAGEN POLO TRAS EL ACCIDENTE

En otra llamada la guardia civil nos informó que Silvia  había sido trasladada al hospital de Toledo y que iba consciente. Para ir al hospital había que pasar por el lugar del accidente. Llegamos a dicho punto cuando aún los agentes tenían cortado el tráfico y la grúa se disponía a llevarse el Volkswagen Polo de mi hija. Nos identificamos como los padres de la accidentada y pudimos parar a un lado del lugar del siniestro. Cuando vimos el estado en que había quedado el coche, los grandes rastros de sangre, cristales rotos, discos y varias pertenencias diseminadas por la calzada, a su madre y a mí nos entró un llanto desconsolado temiendo por su vida. Fueron los agentes los que insistieron en que nuestra hija iba en la ambulancia plenamente consciente e intentaron tranquilizarnos como mejor supieron.
Para no extenderme diré que a causa del accidente Silvia sufrió de neumotórax en el pulmón izquierdo, un gran corte en el brazo izquierdo a la altura del codo y otro en la rodilla derecha con varios puntos de sutura que se los quitaron hace unos días. También tiene rotura de la tibia derecha por lo que lleva la pierna escayolada  además de varias heridas y rasguños diseminados por los brazos y piernas y una contractura en la espalda. Sin embargo el rostro (me llamó la atención cuando la vi), estaba completamente intacto. Incluso ella bromeaba al día siguiente advirtiéndonos de que sus uñas largas y cuidadas estaban enteras.
Al día de hoy sigue con la pierna escayolada y los dolores de espalda. Las heridas van cicatrizando y los cardenales de la piel van mejorando. Parece que se recupera deprisa; físicamente al menos. Psicológicamente tardará un poco más porque se vio al borde de la muerte. Su madre y yo también tardaremos algo en recuperarnos; en dejar de despertarnos por las noches y estar un poco “zombies” por el día en algunos momentos. Nuestra rutina se ha alterado desde entonces y andamos algo desubicados pero damos gracias y estamos felices de tenerla entre nosotros.  Sabemos (en casa todos lo sabemos), que ese once de julio volvió a nacer; que alguien la protegió y que el destino obró ese día para que siguiera con vida.
SILVIA Y CRISTINA



51 comentarios:

Mos dijo...

Queridos amigos de la orilla: he querido contar este suceso que nos ha tocado vivir. Insisto en que damos todos los días las gracias por ver que Silvia se va recuperando y que todo ha quedado en un suceso más o menos grave de estos que nos toca pasar de vez en cuando a lo largo de nuestra vida. Sin quitarle tampoco su importancia.
Después, días atrás, ha ocurrido el accidente ferroviario de Santiago donde ha habido ochenta muertos y varios heridos graves. Y vuelves a pensar en la fragilidad de la vida, en el destino, la suerte, el infortunio, los milagros,… Y seguimos dando gracias por poder contarlo.
El 31 de agosto se casa Cristina, mi hija mayor. Su hermana Silvia espera estar muy recuperada para entonces. Nosotros nos conformamos con estar todos juntos y sonrientes ese día.
Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.
PD: Perdonad, si cabe, mi ausencia en este tiempo de la blogosfera.

Anna Jorba Ricart dijo...

Me alegro de corazón que los hechos que compartes hayan tenido este fin.
Si, cierto, ha vuelto a nacer.
Ahora disfrutad de la fiesta de boda y de la vida cada segundo.
Un abrazo.

MAITE N. dijo...

Querido Mos, ya te extrañaba yo y pensaba que era por la boda de tu hija, que lo comentaste pero no me acordaba el día. Me alegro muchísimo de que todo haya quedado en el susto, yo como madre os entiendo perfectamente lo que debe ser pensar lo peor. No era su día, afortunadamente. Dale muchos besos de mi parte y que se mejore. Y a Cristina mucha felicidad para su próxima boda. Tus hijas son guapísimas Mos.
Un fuerte abrazo.

San dijo...

Mos realmente hay que dar gracias cada dia, viendo la imagen del coche, sí que nacio de nuevo.
Un abrazo para toda la familia.

Gustavo Figueroa V. dijo...

Mi estimado Mos:

Cuánto me alegro de que tu preciosa hija siga viviendo entre vosotros; ha tenido una suerte bárbara y, de seguro, ella estará muy bien para el matrimono de su hermana...Silvia (como mi hija) sabrá superar el trauma sicológico que deja este tipo de accidentes y estoy feliz, de verdad, por ella y por vosotros que las cosas no hayan sido peores.
Recibe mi estimado Mos mi abrazo y mi solidaridad y lo mismo para tu esposa y tus hijas.

Belén Rodríguez Cano dijo...

Yo, que creía que tu ausencia por estos lares se debía a que estarías de vacaciones, llego tan contenta a leer tu post y me quedo muda ante el trago que os ha tocado vivir.
Desde luego Silvia lleva a su Ángel de la guarda al lado y ha sabido hacer su trabajo a la perfección.
Ahora sólo os queda pasar página y disfrutar de vuestras hijas y de la inminente boda.
Me alegro sinceramente de que todo haya quedado en un capítulo para ser contado.
Os dejo mi cariño y mi amistad siempre.
Un fuerte abrazo.

Mirella S. dijo...

¡Mos, tus hijas son dos hermosuras!
Imagino qué momentos de angustia habrás pasado.
También sufrí un accidente y se tarda un poco en aterrizar en la realidad, pero después se agradece a la vida por darnos un poco más de tiempo y se sigue adelante con ganas.
Disfruta de los preparativos de la boda de Cristina y del afecto que se respira en tu familia...
Mil felicidades les deseo desde Buenos Aires

MAJECARMU dijo...

Mos, agradezco que compartas con nosotros esta experiencia, que os ha marcado a todos...La Providencia estuvo presente en el momento oportuno y puedes contarnos la historia con calma y esperanza...Ahora,le toca el turno a la alegría y a celebrar la boda y la satisfacción de estar juntos.
Mi felicitación por los próximos acontecimientos y por que todo se haya resuelto felizmente.
Mi abrazo inmenso y mi ánimo, compañero y amigo.
M.Jesús

Chelo dijo...

Menos mal que su Angel de la Guarda estaba vigilante.
Seguro que ahora valorará mas la vida.

Espero que podais disfrutar de la boda que es lo que toca en estos momentos.
Un abrazo.

maria del carmen nazer dijo...

Mira querido gitano, alza los ojos al cielo y agradece. No tengo duda alguna. La mano de Dios estuvo allí. ¡pobre mamá ! no digo con esto que sufre más que tú. Pero las mamás somos las mamás. esto pasará a convertirse en un mal sueño. Qué bonitas son tus hijas ! Tu esposa también. Un beso enorme para toda tu familia. "ESTO TAMBIEN PASARA "
gracias por tu generosidad al compartir estos momentos amargos.Yo rezaré por Silvita. Sé que no campartes esto conmigo. igual lo haré. muchos, muchos besos. :)

Pedro Luis López Pérez (PL.LP) dijo...

Un gran susto que, gracias a la Providencia y al destino, quedo sólo en eso afortunadamente...Un gran susto.
Ahora a recuperarse física y mentalmente para ese gran acontecimiento que os espera.
Abrazos.

Innombrable dijo...

QUERIDO AMIGO, QUE BUENO QUE TODO QUEDÓ EN EL SUSTO. ME ALEGRO DE CORAZON QUE HAYAN SALIDO BIEN DE ESE PERCANCE. TE MANDO UN ABRAZO GRANDE.
CARLOS

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Mos, es lo que dices, es volver a nacer, tanto ella como la gente que más la quiere. Seguro que esos momentos y horas después del accidente fueron lo peor, no saber exactamente qué había sucedido, pero menos mal que ella está bien y que las heridas que ahora tiene se le irán curando poco a poco.

Te envío un fuerte abrazo.

P.D: ha sido un placer volver a reencontrarme contigo aquí, dejándote otra vez un comentario :)

Rosa B.G. dijo...

Hola Mos, vaya, tu ausencia se ha notado. Pero como decías que te ausentabas un tiempo para cosas...nunca pensamos fuese por algo así.
A veces contar ese tipo de experiencias tan reales y trágicas te ayudan a superarlas, como a cerrar ese capítulo de la vida.
Es verdad que su día final no era ese, tiene seguramente toda una larga vida por delante para compartir con su familia y todas las personas que pasen por su vida.
Fue un gran susto, pero ahí está, para acompañaros también en esa boda, ese día tan especial y todos los venideros.
Que se recupera pronto y vosotros como padres también.
Un abrazo.

Rosa.

fus dijo...

Me alegra saber que todo ha quedado en un susto y que dentro de unos dìas estaràs celebrando la boda de tu otra hija, como tù bien dices estarà la familia al completo, asi que lo pasado dejarlo en el olvido y ese presente prometedor vivirlo con toda la alegrìa del mundo.

Un fuerte abrazo

fus

Narci M. Ventanas dijo...

Querido Mos, no puedo ni imaginar lo mal que debistéis pasarlo, el susto, la incertidumbre hasta que las tuvísteis cerca, la congoja y la impotencia y luego imaginar lo que podría haber ocurrido... pero afortunadamente todo ha salido bien y la desgracia se ha convertido en motivo de celebración.

Me alegro muchísimo de que tu hija esté bien, dentro de lo que cabe, y además con ese sentido del humor.
Te dejo mis mejores deseos para su pronta recuperación y para que el susto os salga del cuerpo cuanto antes a todos, y por supuesto, mi felicitación por esa boda que seguro que también os trae a todos de cabeza.

Un fuerte abrazo para ti y para toda tu familia.
Nos leemos en septiembre

María dijo...

Amigo, Mos, extraña tu ausencia, y mira por qué era, ni pensar que fuera por cosas negativas, sino que pensaba que estabas descansando de tus vacaciones.

Tu hija ha vuelto a nacer, me alegra mucho que haya tenido una segunda oportunidad, es que se podía haber matado, pero desde luego que esta terrible experiencia la hará crecer mucho más todavía.

En esta vida, hoy estamos aquí, ¿y mañana? nadie sabemos.

Deseo su pronta recuperación.

Un beso.

Rafa Hernández dijo...

Mos me alegro un montón que a pesar del terrible percance y de la heridas de tu hija, todo quedara en un susto, pero desde luego el mal trago que pasasteis la familia para vosotros se queda, ya que esos momentos de recibir la noticia debe ser muy angustioso. Ese trance hasta que vierais con vuestros propios ojos que vuestra hija estaba viva tuvo que ser un calvario. Deseo de corazón que se recupere enseguida, y que esa boda próxima la disfrutéis a tope y reine la felicidad. Lo dicho amigo, afortunadamente todo fue una mala pesadilla,ya que sólo con ver el coche como quedó se le ponen a uno los pelos como escarpias.

Un fuerte abrazo para ti y los tuyos apreciado Mos.

Arturo dijo...

MOS:
Es un gran alivio saber que solo resultó una desgracia con suerte, como se dice por estos lares.
Ahora, hay que mentalizarse para la ceremonis nupcial de tu otra hija, de modo de dar una vuelta de página a este accidente y a su historia.
Un fuerte abrazo.

Vany To dijo...

La chica del cabello oscuro tiene tu mirada.

Es cierto que la vida es tan frágil, y que debemos agradecer día a día por el tiempo que permanecemos en ella, con los afectos a nuestro lado, la salud y que los tragos amargos duelen, pero pasan, se conserva la experiencia, la sensación que nos deja, pero afortunadamente seguimos aquí.

Besitos a toda tu familia, y a ti por supuesto

Concha Signes dijo...

Me alegro mucho Mos, que despues del gran susto y angustia que tubisteis que pasar toda la familia, todo este yendo bien. Os deseo que paseis un feliz día en la boda de vuestra otra hija y seguro que Silvia está recuperada del todo para entonces.
Un abrazo para ti y tu familia.

Antonio Vallejo dijo...

Me alegro de que todo haya salido así después de un accidente de este calibre. Tiene una nueva oportunidad en la vida...yo también la tuve hace veinte años al tener un grave accidente de carretera y sólo sufrir rasguños y una fisura en una clavícula.Que aproveche y siga su corazón.

Saludos.

Ana dijo...

Siento mucho el accidente, que susto, que horror ver el coche, el estado en que quedó, me imagino los instantes tan duros que tendréis que haber pasado.
Suerte que haya salido ilesa, de que no haya sido nada grave, menos mal. tienes dos hijas muy guapas, espero que el día de la boda de tu hija sea un día especial, unidos, felices, sin recordar ese accidente...
Un abrazo y mucho ánimo, que se mejore.
:)

Ame dijo...

Hola Mos.
El golpe que se ve en el auto es tremendamente aparatoso, se entiende la reacción de ambos al llegar al lugar, por mucho que digan estaba consciente, debió ser terrible.

Me da gusto que todo haya salido bien y solo fuera alguna fractura, golpes y heridas que sanan con el tiempo, creo que poco a poco llegarán a verlo como una mala experiencia y esas noches de sobresalto quedarán en el pasado.

Besos a ti y tu familia, se cuidan

Isabel Martínez Barquero dijo...

Ay, Mos, qué terrible debió ser. No me extraña nada que aún no lo hayáis asimilado del todo, porque cuesta mucho, lo sé por experiencia (un accidente del que salimos mi marido y yo hace tres años).
Lo importante es que Silvia está en este mundo. Es joven y se repondrá pronto de todas las secuelas del accidente. Y seguro que el día de la boda de su hermana será especial para todos.
Abrazos con todo mi cariño, no sólo para ti, sino también para toda tu familia: mujer e hijas.

Volarela dijo...

Cosas así impactan y alteran el sueño de toda la familia.
Celebro que todo haya salido bien.

Que seas muy feliz juntos a tus queridas hijas y esposa.

Un abrazo

María Bote dijo...

¡Ay, querido Mos, cuántas gracias hemos de dar a Dios porque tu hija y vosotros, podáis contarlo. Estoy sobrecogida con la lectura del suceso y la imagen del coche. Pienso que es un milagro. Pienso que, ha sido la voluntad de Dios, el que estéis toda la familia disfrutando de la próxima boda de vuestra hija mayor.

Mi felicitación por todo my un abrazo muy grande. María

Yashira dijo...

Cuánto me alegra MOS que tu niña esté a salvo, que evolucione rápidamente y se recupere de sus heridas; como bien dices, las psicológicas quizás tarden un poco más pero gracias a dios está con vosotros y eso es lo más grande de todo. Te mando un fuerte abrazo lleno de paz que sé os hace falta en estos momentos. El miedo a la fragilidad es natural y nos ayuda a darnos cuenta de lo importante que es valorar cada día y cada momento la suerte que tenemos de estar y de que nuestros seres queridos estén con nosotros.

Besos y abrazos para ti y tu bonita familia.

Rosa Mª Villalta dijo...

Admirado Mos. Gracias a Dios todo ha quedado en un susto.
Espero y deseo de corazón sus pronta recuperación y que podáis celebrar con alegría la boda de tu hija.
Abrazos. Rosa.

José Manuel dijo...

En momentos como ese es cuando nos damos cuenta que hay una mano que nos guía, para los creyentes Dios para no creyentes el destino. Esta vez han sido ambos los que han estado presentes.

Un abrazo para tí y toda tu familia.

Gizela dijo...

Sigo con la espalda erizada, aun cuando el final, es de los felices por milagro!!!
Dios!!
Me puedo poner en tu alma y la de Tere!!
Y me cuesta escribir...me veo en algo similar, con mis hijos...es imposible, no entenderte y no sentir este temblor!!!
Gracias Dios, puedes escribir un final abierto a la vida!!!!

Besos amigo, para ti y tu familia.

Antorelo dijo...

Menos mal que todo ha quedao en un gran susto. Mis mejores deseos para Silvia y que se recupere cuanto antes. Salud.
Un abrazo

TriniReina dijo...

Mos, qué susto. Imagino el disgusto que os habéis llevado y los nervios y la incertidumbre hasta ver por vuestros propios ojos el estado de Silvia.
Os mando un abrazo a todos y te traslado la inmensa alegría que me ha dado el conocer que Silvia está bien.

Un abrazo y ánimos y salud

lunaroja dijo...

Tremendo! Pero cómo me alegro que ella esté bien,y ustedes tranquilos! Impactante todo el dolor que se refleja en tu relato,el miedo,el no saber,la angustia!

LOS OJOS DE LA NIEBLA dijo...

La vida nos hace pasar momentos muy duros; lamento éste que os ha tocado vivir.
Imagino la angustia y el dolor hasta que pudisteis ver a vuestra hija.
Me alegro enormemente de que todo quede como un mal recuerdo.
Disfrutad de la boda y celebrar por todo lo alto que estáis juntos.
Con mucho cariño, besos.

India Rebelde dijo...

Apreciado Mos:

Hasta ahora me entero de lo sucedido, perdona mi falta de tiempo para visitarte mas a menudo...

Al mismo tiempo, me alegra un monton, palabra que si, que tu hija este sana, las heridas y golpes causados se recuperan y el susto poco a poco pasara...

Estos momentos es cuando la familia se consolida mas, se unen mas y se aprecian mas... nadie se escapa de vivir algun momento como este... lastimosamente es asi la vida...

Todos tenemos un angel, eso no lo dudo en ningun momento, ya me ha tocado vivir momentos fuertes tambien...

Te dejo un fuerte abrazo y la bendicion del altisimo a ti y toda tu familia...

Besos

Hugo Jesús Mion dijo...

Amigo, tal vez en estos casos es que uno se da cuenta de que ha sido avaro en dar gracias a la vida. No deberíamos llegar a esos extremos para darnos cuenta del valor de lo que tenemos (no digo que sea tu caso, siempre te he notado agradecido). Me alegro mucho de que todo esté mejorando, y que en vuestro horizonte haya un gesto de esperanza tal como una boda. Un gran abrazo.

Mos dijo...

Quiero, desde aquí, dar las gracias por tantas muestras de solidaridad, cariño y simpatía hacia mí y los míos. No me cabe duda de lo grandes que sois como personas y del afecto que os tengo y que sé que es mutuo en muchos casos.
Todos nosotros estamos en recuperación: es decir, asimilando todo y procurando que Silvia supere el trauma psicológico que parece le va causando días bajos.
Tenemos en puertas la boda de su hermana y deseamos que salga lo mejor posible y, desde luego, contando con la presencia de los cuatro plenamente.
Lo realmente importante es sentirse apoyado y , creedme, que me siento muy apoyado por amigos reales y por los virtuales que también pueden ser reales.
De vez en cuando os visitaré pero la normalidad tardará algo más en llegar.
Gracias por sentiros tan cerca.
Un abrazo inmenso para todos.
Mos-Cefe.

Mónica dijo...

Madre mía que susto!! Me alegro un montón que tu hija esté bien!!

Un saludo.

Marta C. dijo...

Mos, tu hija ha vuelto a nacer y vosostros, sus padres, también. En su destino estaba escrito que no era esa la hora ni el día, y no sabes cuánto me alegro.
Espero que en tu próxima entrada nos dés muy buenas y felices noticias del resto de tus vacaciones. Un beso.

Tesa Medina dijo...

¡Que susto, Mos! Pero por fortuna sólo ha sido eso.

Tengo un nudo en la garganta sólo de leerte, y aunque desde el principio nos cuentas que Silvia está recuperándose, sigo teniendo el corazón encogido sólo de imaginar la angustia que pasasteis todos.

Abrazos y besos, Mos.

Luis García Romero dijo...

Me alegro de que todo finalizara bien, Mos. Vaya accidente, tu hija debe estar muy feliz por haber salido con vida.
Salud. Abrazos, amigo.

Darilea dijo...

Mos me alegro que todo esté pasando y que tu hija se vaya recuperando poco a poco, seguro que tuvo un ángel que la protegió.
Un besito y muchas felicidades por la próxima boda de tu hija.
Seguro todo sale perfecto. :)

Sindel dijo...

Dios mío!!! Qué accidente!!! No había leído esto hasta hoy, y la verdad me quedo congelada. Lo que me alegra es saber que a pesar de todo tu hija está bien, y que se va a recuperar. Te mando mis mejores energías y mi màs sincero cariño para que siga marchando todo bien.
Un abrazo enorme.

Naranjito dijo...

Me alegro que tu hija se esté recuperando y que saliera bien del accidente. Viendo el coche es lo que tu dices: volvió a nacer.
Solo daros mis ánimos y desear que tu hija disfrute de la boda de su hermana.
Un abrazo.

María dijo...

Me acabo de enterar, querido paisano. Por motivos de salud llevo un mes sin encender el ordenador y, salvo un día que fui al blog del paisano Alf a ver qué tal había salido de su operación (de lo cual me enteré casualmente porque mi hijo me habló de un comentario que él me dejó) he estado totalmente desligada.

Aunque imagino que, ya pasados unos días, estaréis más recuperados del susto, por favor transmite mis simpatías y un fuerte abrazo a toda tu familia.

Mi enhorabuena anticipada por la boda y seguro que Silvia, aunque tenga que ir escayolada o en silla de ruedas, va a ser la segunda más guapa de la boda (la primera es la novia, eso no se duda).

Yo desconecto hoy de nuevo (me han dejado un ratito para relajarme porque estaba con el mono) y volveré, si Dios quiere y todo sale bien, a finales de octubre y ya operada de dos cosas.

Muchos besos para todos.

Ame dijo...

Paso a dejarte un saludo Mos, que todo vaya bien, te cuidas

moderato_Dos_josef dijo...

Madre mía Mos!!! Y claro que ha vuelto a nacer... Ufff. viendo el coche uno no se imagina cómo ha podido librarse. Pero así es la vida. Tan pronto se va como se mantiene intacta, intocable y a veces diríase inmutable.

Un gran abrazo.

Me alegro mucho, mucho, por todos.

El moli dijo...

Estimado amigo, estoy alejado de la blogosfera, hoy por casualidad me entero de una buena y otra mala. Pero el hecho que tu hija esté viva y con ánimo de seguir es muy bueno.
Además vivir la felicidad de la boda, que más puedes pedir?
Querido Mos, te dejo primero una felicitación por la hermosa familia que tienes y un gran abrazo.
Hasta cualquier momento.

Alicia sánchez dijo...


Menos mal que ha sido el susto...!!
La veo muy guapa en la boda de su hermana. Me alegro de corazón de que la cosa vaya bien. Yo creo en los ángeles, seguro que alguien la sujetó para que no se fuera...
de verdad, enhorabuena por ese angelito que la cuidó.
Un abrazo.

Teresa dijo...

Querido Mos, siento mucho por lo que habéis pasado. LLevo casi todo el verano fuera y la cobertura es escasa. Sabía de la boda de tu hija Cristina, pero no tenía ni idea de este accidente. Me extrañó y preocupó el comentario que nos dejaste, por eso he venido rápido a ver que ocurría y sinceramente me has dejado impresionada, por esa noticia que todos los padres tememos cuando nuestros hijos conducen. Me alegro que tu hija en particular y toda la familia os vayáis recuperando de este tremendo susto.
Os deseo lo mejor.
Un beso enorme.