VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

sábado, 7 de abril de 2012

UNA ORILLA INUNDADA DE MÚSICA (12): CARUSO, LUCIO DALLA


LUCIO DALLA – CARUSO
Lucio Dalla (Bolonia, 1943) firmó páginas célebres de la música italiana. Intérprete de voz sutilmente rasgada y fuelle melodramático, era también un gran compositor, letrista y músico multiinstrumentista. Con el tiempo, trató de modernizar su sonido, haciendo quizás demasiadas concesiones a la comercialidad y al efectismo. Pero más allá de todo esto, deja una activa e inquieta carrera artística que se extendió a lo largo de medio siglo y 37 álbumes.
Las biografías le describen como un niño prodigio que se familiarizó pronto con el clarinete y el acordeón. Más tarde se centraría en el saxo y el piano, los dos instrumentos que más dominaba sobre los escenarios. Con 19 años se estrenó como cantante bajo el auspicio de Gino Paoli, que le animó a presentarse al festival de San Remo (lanzadera habitual de los artistas italianos). Su primer éxito fue 4/4/1943, aunque originalmente la canción la tituló Gesù bambino (Niño Jesús), pero tuvo que cambiarlo por ser considerado irrespetuoso (contaba la historia de una mujer que se queda embarazada de un marino americano).
Llegó a la cumbre en 1979 con su undécimo vinilo, titulado simplemente Lucio Dalla y del que vendió un millón de ejemplares. Pero su mayor éxito, sin lugar a dudas, fue Caruso. La canción triunfó nada más publicarla en 1986, dentro del disco Dallamericaruso. Críticos y público se pusieron de acuerdo en considerarla "una obra de arte". Vendió ocho millones de copias y se han grabado unas 30 versiones de ella, incluida la más conocida, la que cantó el tenor Luciano Pavarotti.

Lucio Dalla murió de un infarto el pasado 1 de marzo en Montreaux (Suiza), a los 68 años de edad, dentro de una gira que le llevaría por varias ciudades europeas. Tuvo un funeral multitudinario en la Plaza Grande de su Bolonia natal no exento de polémica: Lucio Dalla era un ferviente católico y homosexual que siempre ocultó su inclinación sexual por miedo al escándalo. En Bolonia era un secreto a voces y la jerarquía de la Iglesia prefirió mirar para otro lado y celebrar el mejor de los funerales para un hijo suyo. En Italia ha sido muy criticada esa doble moral que ellos nombran “Se hace, pero no se dice”. Tras la eucaristía su compañero, Marco Alemanno, leyó una declaración de amor que rompió con esa hipocresía tan extendida dentro del catolicismo y que fue seguida por todo el país a través de la televisión italiana.
El músico boloñés nos dejó para siempre su canción Caruso: un homenaje muy sentido a Enrico Caruso, el tenor más famoso del mundo en la historia de la ópera.

Lucio Dalla, te doy las gracias por tu música. Descansa en paz.

14 comentarios:

Mos dijo...

Amigos de la orilla: Nunca me canso de escuchar este tema. Desde que salió, allá por 1986, se ha convertido en uno de mis canciones favoritas. Me gusta su melodía, su halo de tristeza, su aire medio operístico, su idioma italiano (que siempre me pareció tan dulce para las canciones melódicas)y la supuesta historia en la que se basa.
Parece ser que Caruso, el famoso tenor, en sus últimos días regresó a su Nápoles natal ya muy enfermo de cáncer. Allí, estuvo dando clases de piano a una niña que le cautivó por su belleza y su dulzura pero a la que no pudo terminar sus enseñanzas por venirle realmente la muerte; no como en las funciones de ópera donde todo es maquillaje e interpretación.

También es un homenaje a Dalla y su homosexualidad que, como tantos otros, desconocía. Me parece increíble que en este siglo y en un país moderno como Italia, haya que ocultar ciertas tendencias.
"Con la Iglesia hemos topado, Sancho".

Un abrazo para todos desde esta orilla musical.

Yashira dijo...

Conmovedor Mos tu homenaje y preciosa la canción. Reconozco que no lo he escuchado mucho, pero su voz te pone la piel de gallina.

Besos desde mi mar,

ion-laos dijo...

Los ángeles ahora sí pueden decir que están escuchando música celestial, me ha encantado el video. Y què pronto se van los más grandes. Y cuánta tonteria con el tema de la sexualidad, que es una cosa como el que es bajo o alto, o rubio o moreno.

Besos Mos!

Lola dijo...

Hola amigo Mos, que hermoso despertar el mío hoy, tu entrada es magnífica, y al final la música… ufff, que canción me preciosa, a mi me gusta desde que la oí hace un montón de tiempo, no sabía cómo se llamaba, pero cada vez que la oía mi corazón se llenaba de sentimiento, y la volvía a oír si eso era posible, como hoy que ya lo puse unas cuantas veces. Gracias Mos por dejarme acerca a tu hermosa orilla. Un abrazo y feliz domingo de resurrección.

TriniReina dijo...

Ay, Mos, cómo se extiende la hipocresía y no hay que ser católico para ello. La hipocresía mancha cualquier religión y a los ateos, a los agnósticos, a las derechas y a las izquierdas, a los artistas y a los analfabetos...

Me quedo con la música

Descanse en paz

Abrazos

M. Jose dijo...

Precioso Mos, no sabía nada de su muerte, pero estas personas siempre permanecerán en nuestros corazones. DESCANSE EN PAZ¡¡¡¡¡, Un abrazo desde Esquivias

Y Otros Paisajes.. dijo...

Lamentable..
un abrazo..

Marinel dijo...

Es una de esas voces que retrotraen,te meten en ti misma para solo sentir.
Su muerte y funeral levantó las típicas ampollas que provienen siempre del tan traído e hipócrita tema de la homosexualidad y la iglesia.
Ríos de tinta y palabras intentando hacerle sombra a su espléndida voz.
Besos.

Jorge del Nozal dijo...

Interesante y educativa entrada.
Aunque conocía esta bella canción,
no conocía a su autor, gracias por toda la información.
Me gusta que mezcles la música y la poesía.
Un abrazo.

disancor dijo...

Aunque la música no es mi fuerte, conozco el tema, y me parece maravilloso, y bonito el recuerdo que dedicas a su autor.
Un abrazo.

Rafa Hernández dijo...

Precioso tema amigo Mos. A mí me encanta desde la primera vez que la escuché, y de vez en cuando la pongo. Tampoco sabía yo lo de la homosexualidad de Dalla, pero bueno como dices con la iglesia hemos topado. Y del gran Caruso yo creo que ya se ha dicho todo. Gracias por ponerla y un fuerte abrazo amigo Mos.

Teresa dijo...

Gracias Mos por este tema. Lo tengo en un CD que llevo en el coche, y siempre es el primero que escucho y vuelvo a escuchar una vez que acaba. Coincido contigo en su envolvente tristeza.

Besos y abrazos.

Tesa dijo...

Lo tuyo Mos es hacerme llorar, ya lo veo, pero de emoción. Y es que esta canción me llega mucho, me conmueve y hoy escuchándola de nuevo, después de leer tu post pues me ha hecho doble efecto.


Caruso era un artista maravilloso, y gracias a la técnica podemos seguir disfrutando de su talento siempre que queramos.

Caruso seguirá entre nosotros mientras lo recordemos y escuchemos.


Sobre la hipocresía, odio la hipocresía de tanta gente, porque, además, siempre son los que más lecciones quieren darnos a todos, imponiendo su mundo cerrado y rancio.


Mos, tus comentarios en mi blog me hacen levitar como las plantas de Paco cuando las lleva a la playa.

Eres un cielo.

Un abrazo,

fus dijo...

Una gran entrada para el homenaje de un gran hombre.

un abrazo


fus