VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

miércoles, 1 de febrero de 2012

TRES PENDIENTES Y DOS PERROS


PERSONAJES: Paquita,  Amiga, Raúl, Chica  y  Anciano.

En escena un parque urbano cualquiera. Por la entrada principal  del mismo dos mujeres (Paquita y su amiga), charlan y pasean con sus perros. Al otro lado, al fondo, se ve a un viejecito sentado en uno de los bancos. Lleva gafas y está leyendo un periódico. Un joven, Raúl, y una chica de quince o dieciséis años, pasan al lado del anciano. El hombre levanta la vista y  mira  a la joven pareja al oírles hablar:

RAÚL:            ¡Mira, allí  están! Vamos a  decírselo;  verás  cómo 
                        sí me dejan que te lo haga.
CHICA:          ¿Seguro que  no  me  dolerá  Raúl? Sabes que estoy
                        deseando pero tengo miedo.
                        (Se alejan del viejo; este  ya  no  les oye. Les sigue con      
                        la mirada).          
RAÚL:           Tú tranquila.  ¿Ves este pendiente que llevo? Me lo
                        coloqué yo mismo: Estoy harto de hacerlo. Con el
                        hielo en la oreja, apenas notas el pinchazo.
                        (Llegan hasta las mujeres).
CHICA:         ¡Hola, ya  estamos  aquí!   (Mostrando  una  cajita).  ¿Os
                        gustan? Son los tres pendientes más pequeños que
                        había y los que más se llevan ahora.
PAQUITA:     Son preciosos, ¿verdad Raúl?
RAÚL:           (Asintiendo). Le he ayudado a elegirlos y  quiere  que
                        le haga los agujeros. Así que nos vamos, ¿vale?
AMIGA:         Bueno. (Dándole  el perro  a  la chica). Pero
                        llévate a “Sara”  y  le  dices  a  papá  que  me  he         
                        quedado un poco más con Paquita.
PAQUITA:      Oye,  pues  sí;  (dándole  el  perro a Raúl). ¡Buena
                         idea! Llévate  tú  a  “Chico”, le  das  de beber y lo
                         dejas en casa. Estaremos un poco más por aquí.
                         (Los jóvenes se van por otro lado del parque).
CHICA:             Hasta luego. ¡Vamos “Sara”!
RAÚL:              Venga “Chico”. ¡A casa!
                          (Las mujeres, paseando, se acercan al viejo)
AMIGA:            Vamos a sentarnos un poco. (Señalando hacia el
                           banco ocupado por el anciano). Aquí mismo.
PAQUITA:         (Al hombre). Buenas tardes.
AMIGA:            Buenas tardes.
                           (Se acomodan en el banco).
ANCIANO:        (Levantando la vista del periódico). Buenas tardes
                           señoras. (Continúa leyendo).
PAQUITA:        Pues la verdad es que tu “Sara” está cada vez más
                           guapa,  hija  mía. No  me  extraña  que mi “Chico”
                           esté loquito por ella.
AMIGA:            Pero  no  sólo  el  tuyo.  Le  han  salido novios  a
                           montones. Estuvo las navidades pasadas con el
                           grandón  ese  del  estanco  que  a  mí, te lo juro,
                           no me gustaba pero bueno.
PAQUITA:        Sí, ese es “Rufo”. A  mí tampoco me gusta;  es muy
                           baboso.
AMIGA:            Después ha estado coqueteando con el del
                           primero, la muy tontorrona.
PAQUITA:        ¿El de la señora Juana?
AMIGA:            Sí, ese. Y es que en cuanto la ve, ni te imaginas cómo 
                           acosa a mi Sarita. Es policía, ¿sabes? Creo que está
                           en la brigada antidroga. Una noche, no sé cómo pasó,
                           le pillé a él encima de ella. Allí, en medio del portal.
                           Menos mal que al  oír mis  gritos,  la  señora
                          Juana salió con la  escoba y se hizo con él y entre las  
                          dos pudimos  separarlos  que  si no, me la destroza.
                          ¡A ver hija mía, como a “Sara” le gustan todos!
                           (El  viejo,  que  estaba  escuchando,  pone cara de
                           asombro).
PAQUITA:        Hiciste bien. Ese es demasiado mayor para tu
                          “Sara”. No  sé,  yo creo que interesa que  se lleven 
                          poca  edad. Ella  y mi  “Chico” sólo se llevan un
                          año, y se conocen desde pequeños. Alguien así sí,
                         ¿no te parece?.
AMIGA:          Mejor con alguien de buena familia que merezca la pena.
PAQUITA:       ¡Mujer, si es por eso!, tú ya sabes quién es su
                          padre…
AMIGA:           (Cortándola). No si a mí tu “Chico” no me parece
                           mal. Se le ve muy sano, con una vitalidad que
                           “pa” qué. Y luego, los hijos salen a los padres.
PAQUITA:        ¡Y es de fogoso! Parece mentira. Claro que a su edad. 
                           Ahí donde lo ves, ha dejado preñadas ya a dos: a una
                           belga,  mayor  que  él,  en  Benidorm  el  verano
                           pasado y  a  Blanquita , la  que  vive  puerta con
                           puerta con nosotros.
                           (El anciano da un respingo en el asiento y
                           murmura algo ininteligible).
AMIGA:            ¡Caramba! ¡Vaya Casanova que está hecho! Y
                           ahora quieres juntarlo con la mía, ¿eh, pillina?.
                           No, si la verdad es que no me importa. Se le
                           ve tan, no sé, tan, tan...
                             (El viejo no sale de su asombro, se inquieta).
PAQUITA:          ...tan apuesto, tan machote. Pues eso, déjalos que
                           disfruten que son jóvenes y pueden, ¿no te parece?
AMIGA:            No, si a  “Sara” también le va la marcha. ¡Tengo
                           que tener un cuidado con ella! Lo mejor es que
                           la lleve a la clínica y le manden alguna cosa,
                           porque hasta ahora ha coqueteado, ya sabes, pero
                           hacerlo, hacerlo...
PAQUITA:         Pues nada, nada, que se estrene con mi “Chico” y         
                           a ver qué tal sale todo porque la verdad es que
                           ya están en la edad y mejor que estemos de acuerdo.
                           (El viejo, nervioso, pasa las hojas en ambas
                           direcciones).
AMIGA:           (Mirando el reloj). ¿Habrán acabado ya? Seguro
                          que le duele. Mi hija es muy quejica, te lo digo yo.
                          En eso no ha salido a su madre.
PAQUITA:      Vamos a ver: si eso no duele; tú  sabes que no es para tanto.
                         Más quejica que su amigo Quique no creo que sea.
AMIGA:          ¡Ah!, ¿pero también a su amigo...? Yo no sabía 
                         que tu hijo fuese tan moderno y “echao palante”.
PAQUITA:       (Interrumpiéndola). Déjate de tonterías; qué
                          importa lo que hagan con su cuerpo si son
                          felices y a ellos les gusta. Tolerancia, amiga;
                          tenemos  que  ser  más  tolerantes.  No  te
                          preocupes que mi Raúl pone mucho cuidado
                          para esas cosas.
                         (El viejo, sofocado e impaciente, enciende un
                          cigarrillo mientras sigue murmurando algo.
                         Las mujeres lo miran y se hacen gestos de no
                         entender nada de lo que dice).
AMIGA:          ¡Mira, Paquita, quién viene!
                          (En escena Raúl que se acerca a ellas sonriente).
RAÚL:              ¡Ya está! No le ha dolido nada. Me ha dicho que soy
                          un sol y que si lo llega a saber se hubiera dejado
                          antes.
PAQUITA:      ¿Ves?, lo que yo te decía.
AMIGA:          Sí que lo eres, Raúl, sí. Ya veré; (Pausa) igual te
                         llamo un día de estos y a mí también me...
                          (Al viejo le da un fuerte golpe de tos, se le caen las
                          gafas. Una de las mujeres le da en la espalda,
                          mientras el joven recoge las lentes y se las da.).
RAÚL:            ¿Está bien abuelo?
PAQUITA:       ¡Vaya por Dios!  ¡Dichoso tabaco! (Dirigiéndose
                          a Raúl). Espero que no fumes nunca hijo mío. El
                          tabaco  es un vicio muy malo. Para mí el peor.
                          (El viejo se levanta malhumorado, continúa
                           tosiendo. Se aleja sin despedirse y murmurando
                          algo de las madres)
RAÚL:             (A las mujeres). ¿Qué le pasa al viejo?
PAQUITA:       No lo sé hijo. Pero no me gustaba cómo nos
                          miraba todo el tiempo.
AMIGA:          ¡Es verdad! Ahora que lo dices, nos miraba y
                          estaba pendiente de lo que hablábamos. Igual es
                          que no le gustan los perros.
RAÚL:             O los chicos con pendiente.
PAQUITA:       ¿Nos vamos ya?
AMIGA:           Sí, vámonos que ya es tarde.


                                F I N


© Ceferino Otálora (Mos). Septiembre 1998.
     Imágenes tomadas de Internet.

49 comentarios:

Mos dijo...

Amigos que os acercáis a la orilla: El humor, sacar una sonrisa (o dos), escribir algo cómico y agradable es muy difícil. Al menos para mí. Sí, algo tengo por ahí pero no es mi fuerte aunque confieso que lo paso muy bien cuando ideo las historias "cómicas".
Aquí os dejo una de ellas que los más veteranos seguidores ya conocerán de mi paso por ESFERA de LETRAS. Es uno de mis primeros escritos y aquí lo dejo para intentar haceros sonreír que siempre viene bien.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Los mal pensados siempre están en todos lados, y sin son mayorcitos más aun, bien dicen que más sabe el diablo por viejo, que por diablo jajajaja

Muy divertida parodia Mos.

Abrazos alados!

MAMÉ VALDÉS dijo...

Que bueno, si parece el guión de un corto, pronto te veo de guionista en Aida, hoy un divertido saludo que falta nos hace.

Rafa Hernández dijo...

Joder Mos eres la hostia. Me he reído un montón, y me imagino hasta la cara del abuelo, aunque ya lo cuentas todo a la perfección con pelo y señales. Esta narración es muy digna para que te la publicasen en cualquier lado. Tú si que eres malo "pero muy malo so jodido". Sigue deleitándonos con estos temas. Es un inmenso placer haberte conocido. Un fuerte abrazo amigo Mos.

ion-laos dijo...

Jajajaja, vaya sofoco que pasa el viejo. A veces, las cosas no son lo que parece y se nos va la olla un montón, jajajaja, qué buenooo!!!

Besos Mos!

Anna jorba ricart dijo...

Pues describes muy bien una situación en la que lo que parece no es...el equívoco de un viejo, que prejuzga, cuando es él, el que no entiende lo que es.
Recibe un saludo.

TriniReina dijo...

Sí, Mos, yo lo recordaba de Esfera de Letras, pero me ha encantado volverlo a leer. Ya sabes, una sonrisa nunca viene mal y además, acaso me ayude a dormir hoy mejor:)

Pobre anciano, que cacao se habrá formado en la mente:):)

Abrazos

Teresa dijo...

¡Qué divertido Mos! Estaba viendo la cara del anciano y me estaba partiendo de risa. Felicidades por arrancar sonrisas, que ya es difícil.

Besos.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Pues lo has conseguido, Mos, ya que la sonrisa no me ha abandonado mientras leía. Imaginaba la escena, lo que escuchaba el vejete, y no paraba de sonreír.
Muy bueno.
Y coincido contigo en que escribir para sacar unas sonrisas es bien difícil.
Un abrazo.

Mos dijo...

Amiga Diana: Esto pasa por escuchar una conversación a medias. Yo lo pasé genial inventando este enredo.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Mos dijo...

Amigo Mamé: Qué más quisiera yo que me llamara el equipo de guionistas de Aida.
Gracias por acercarte a la orilla y dejar tu comentario.
Mos.

Mos dijo...

AmigoRafa: Te imagino leyendo y sonriendo a la vez, cacho pícaro.
La verdad es que da juego este enredo. Yo también me imaginaba las caras del viejo.
Gracias por quererme tanto y seguir todo lo que dejo en la orilla.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

AMIGA ION: Sofoco y desconcierto con tan poca vergüenza de esas dos mujeres casi libertinas y viciosas. :):):):):):):):):)
Pobre viejo, sí.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Amiga Anna: Sí, ciertamente es un enredo. Una situación que lo que se oye no coincide con la realidad.
Gracias por pasarte por la orilla y tus palabras de apoyo.
Mos.

Mos dijo...

Querida Trini: Sabía que lo recordarías y me alegra saber que te ha sacado alguna sonrisa que, desde luego, siempre viene bien.

Cuídate y descansa.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Amiga Teresa: Sí que me parece difícil sacar sonrisas en un relato. Si te paseas por la orilla verás alguno más pero insisto en decir que es difícil.
Me alegra tu paso por la orilla.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Amiga Isabel, maestra de las letras: Si te ha hecho sonreír mientras leías, he conseguido con ello lo que intentaba.
Bien difícil es la comedia y el humor aunque habrá gente que le parezca sencillo.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Perlita dijo...

¡Pobre viejo malicioso...! El caso es que los no tan viejos también se verían acuciados por la curiosidad entre ese digo y no digo, pero entiendo lo que no debo. Ya me dirás tú si a veces no te vuelves estereofónico y oyes dos o tres conversaciones a la vez...O, valga la presunción, yo tengo oído de tísica, como se dice por nuestra tierra y no siempre se puede escuchar todo al completo.
Me ha dado pena el pobre hombre pero la situación tiene mucha gracia.
Un abrazo, paisano.
Carmen.

María dijo...

¿No te da vergüenza hacerle pasar ese mal rato al abuelo?, jaja. Buenísimo, paisano, me imaginaba la cara del abuelito.

Besos

Narci dijo...

Muy bueno Mos, eso es lo que ocurre cuando alguien escucha conversaciones a medias, jajaja, pero el juego del equívoco es un importante recurso en nuestro género dramático, especialmente en las tragicomedias y tú lo has utilizado con gran maestría.
Te felicito.
Besos

Mos dijo...

Amiga Perlita: Que no, que no debe darte pena. Que yo escribí este enredo para hacer reír.
Un abrazo de Mos desde la orilla.

Mos dijo...

Paisana María: Sí que pasó un mal rato el hombre. Se le cayeron hasta las gafas y casi se ahoga.
Es lo que tiene escuchar a medias.

Un abrazo desde la orilla.

Mos dijo...

Amiga Narci: Me alegro que te haya sacado alguna sonrisa. El enredo es un recurso humorístico que se usaba mucho antes. Yo lo hice para probar con algo de humor al principio de mis tiempos literarios.

Un abrazo desde la orilla.

disancor dijo...

Desde luego, con semejante conversación tenía que alucinar el pobre viejo. No era para menos.
Te felicito por tan maravilloso relato.
Un abrazo.

Jorge del Nozal dijo...

¿¿Buenísimo Mos!!
Como la vida misma.
Vete pensando en escribir una obra de teatro.
Un abrazo.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Qué bien que lo has rescatado, yo no lo había leído todavía...

A mí no me has sacado una o dos sonrisas, me has sacado unas cuantas más, y te lo agradezco, con el frío que ha hecho hoy este relato me ha ido estupendamente para recobrar el calor. Muy bueno Mos.

Un abrazo :)

Mos dijo...

Amigo Diego: Agradezco tus palabras y que haya logrado que pases un buen rato leyendo.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Amigo Jorge: Qué más quisiera yo que escribir una obra de teatro. Me encantaría hacerlo pero considero que es muy difícil y meritorio.
Gracias por tu apoyo y tus palabras.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Amigo Ximo, maestro de la sonrisa: Si tú dices que te ha hecho sonreír, me doy por muy satisfecho.
Ya ves lo que se me ocurre a veces. El humor y la risa son muy buenos para el organismo porque libera tensiones y relaja.

Un abrazo grande de Mos.

India Rebelde dijo...

Bueno, pues nadando en el mar, me acerque a tu orilla....y me quedare un rato, pues veo que es una orilla que emana paz....

Saludos caribeños..

Diana Profilio dijo...

Mos, qué gusto haberme acercado a tu orilla!!! Llegué justo para disfrutar de esta genial historia... Ingeniosa, amena, cómica ¡Me encantó! Me tendrás seguido por aquí. Un beso grande desde mi orilla, la de las playas de Mar del Plata, Argentina.

impresiones de una tortuga dijo...

¡¡FAN TÁS TI CO!!, con razón me decías que pasara a sonreir un ratito, me lo he pasado genial.
Gracias, Mos. Un abrazote.

Mos dijo...

Hola India Rebelde: Bienvenida a mi orilla. Quédate el tiempo que quieras y estaré orgulloso de saber que en algo te he ilusionado.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Bienvenida a mi orilla, Diana Profilio.
Recibo con gusto muchas visitas del otro lado, de la otra España que forman los países latinos.
Un abrazo de Mos y vuelve cuando quieras.

Mos dijo...

Amiga Tortuga. Sabía que te alegraría la lectura de este enredo cómico.
Es que reír, o sonreír, nunca está de más y el cuerpo y la mente lo agradece.

Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

Lola dijo...

Hola Mos, una entrada llena de humor del bueno, entretenido y bien escrito, me ha gustado mucho. Sigue escribiendo aquí, mientras piensa en escribir un libro. Un abrazo.

Endless Love dijo...

¿Quien pensó mal al comenzar a leer??? ¡¡¡Yo no!!! Pobre viejo, que mal lo pasaría, el pobre no entendía nada.
Ha sido divertido,
Un abrazo

Mos dijo...

Hola Lola: Me gusta saber que te he sacado una sonrisa con este pequeño guión de enredos.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Hola Endless: Intuyo que te lo has pasado bien con esta pequeña travesura divertida.
Un abrazo y gracias por venir a la orilla.
Mos.

Lola Rubio dijo...

La verdad es que he disfrutado con el relato. Está bien hilado, y has jugado con la confusión. Para mí lo has hecho muy bien. En la vida, hay personas como el viejo protagonista, que están pendientes de la vida de los demás. Hay gente para todo.
Un abrazo muy grande.

OZNA-OZNA dijo...

jiijijijiji , miles de gracias querido amigo por regalarnos tan divertido momento, muchos besinos y feliz inicio de semana

Luisa dijo...

Hola Mos.

Paso a saludarte y me encuentro con este entrañable “enredo” que hizo mis delicias en su momento y ha vuelto a sorprenderme de nuevo.

Enhorabuena, compi. Es un entremés divertidísimo.

A ver si acabo lo que tú sabes y vuelvo a la normalidad.

Un beso muy fuerte, compi.

Mos dijo...

Hola Lola Rubio: Qué bueno que pasate por la orilla. Si te ha hecho sonreír, mejor que mejor. Hay muchos viejos (y viejas) que ponen la oreja para cotillear. :):):):)
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Hola ozna, asturiana simpática: Me alegra tu paso por la orilla qu en este caso es la orilla de la sonrisa y el desenfado.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

¡No me lo puedo creer!, ¡Luisa ha vuelto! Qué ganas de verte por aquí y también de vernos en persona para hablar de tu libro (como Umbral).
Un abrazo amiga, compi, profe y tropecientas cosas más.
Mos.

Perséfone dijo...

Jajaja ¡me ha encantado! No he dejado de reir mientras imaginaba la escena y al pobre abuelo sofocado.

Gracias por robarnos una sonrisa.

Un abrazo.

Tesa dijo...

Con la que está cayendo nos va muy bien un rato de sonrisas, Mos


Imagino planos cortos de de la cara del abuelo mientras se oye la charla de las amigas y me río sola.

Muchos besos, Mos.

Mos dijo...

Amiga Perséfone: Me alegro que te hayas reído un poquito y visualizaras la escena del viejito.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Amiga Tesa: Eso que dices de los planos cortos con la cara del abuelo mientras oye a las mujeres es el quiz de la cuestión.
Gracias por quedarte un ratito en mi orilla.
Mos.