VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 27 de marzo de 2011

LA VENTANA


     Baviera (Alemania). Noviembre de 1857. Aquella noche de lluvia y truenos, el barón Füller se entretenía leyendo uno de sus preciados volúmenes de botánica. Permanecía postrado en su cama, debido al ataque de gota que padecía. Elisa, su ama de llaves, le preguntó si deseaba algo más. El barón, abstraído en su lectura, le dio permiso sin más para que se retirara a sus aposentos de abajo, en el ala derecha de la mansión.
              Minutos más tarde, abandonó la lectura y apagó el farol de la mesilla para dormirse. Aún con la poca claridad de la noche, pudo percibir que el amplio ventanal del dormitorio estaba cerrado. Su claustrofobia le hizo entrar en una sensación de ahogo e inquietud. Llamó a gritos a la criada sin resultado. Era consciente que él no podría llegar al cierre superior de la ventana. Sus latidos se volvieron más intensos; su cuerpo se empapó de un sudor frío. ¡Cómo pudo Elisa olvidarse de abrir la ventana! Se ahogaba. Tenía que hacer algo. Cogió el grueso bastón que tenía apoyado sobre el cabecero y, haciendo acopio de todas sus fuerzas, lo lanzó hacia la cristalera del ventanal. Tras el estruendo de cristales rotos, sintió como entraba el aire fresco en la estancia, incluso el olor a tierra mojada. Poco a poco fue apaciguándose; recobrando la normalidad. Se durmió enseguida.
              A la mañana siguiente, cuando el ama entró a despertarle, se encontró al fondo, en el suelo hecho añicos, el enorme espejo que había encima de la cómoda. Entre los trozos estaba también el bastón de su señor. Al lado, la ventana permanecía intacta.


© Ceferino Otálora Rubio (Mos).
10 de Marzo de 2002.
Imagen tomada de Internet. © Su autor.


lunes, 21 de marzo de 2011

HAIKUS ENCADENADOS DE PRIMAVERA



Coro de  trinos;
gorjean  los pájaros,
juegan los niños.

Niños alegres
bajo el cielo azulado.
Cerezos en flor.

Flor que despunta
dibujando colores.
Agua de nieve.

Nieve que funde,
Sol, luz y calor, vida.
Intenso verdor.

Verdor que brota
por dentro y por fuera, sí.
Con savia nueva.

Nueva etapa
que sigue al crudo invierno.
Abro ventanas.

Ventanas, sueños,
mariposas que vuelan
ríos de tinta.

Tinta en mis manos
brotando sentimientos,
penas y dichas.

Dichas de marzo,
late abril, luce mayo:
Es primavera.

Primavera al fin.
Un torrente de letras
llega a mi orilla.

© Ceferino Otálora (Mos). 21 de marzo 2011.
Imágenes tomadas de Internet.
 Copyright: Sus autores.


domingo, 20 de marzo de 2011

HAIKUS ENCADENADOS DE UN DÍA DE OTOÑO


Vuelve la calma,
luz con disfraz de nube.
Melancolía.

Melancolía:
Lluvia en la ventana
que son lágrimas.

Lágrimas fluyen.
Son como hojas caducas;
me miro dentro.

¿Dentro? Mi otro yo
cosechando heridas.
Curarlas quiero.

Quiero despertar
sin paisajes tan ocres
entre mis días.

Días, bostezos,
el alma sobre el cuerpo.
Como hongos al sol.

Sol resentido
de un verano de excesos.
Pide silencio.

Silencio, un té,
azul cielo cálido:
poeta y haikus.

Haikus de otoño:
Mos vendimiando versos…
en hojas que caen.


Copyright: C. Otálora (Mos). Noviembre 2007
Imagen tomada de Internet. Copyright: Su autor.

domingo, 13 de marzo de 2011

MOS EN LA RADIO (ONDA MERLÍN COMUNITARIA)




El pasado jueves, 10 de marzo, parte del grupo literario MESA DE ESCRITORES volvimos de nuevo a ONDA MERLÍN COMUNITARIA. En esta ocasión fuimos Luisa (tierras-de-alquimia.blogspot.com), Raquel y yo los que leímos nuestras creaciones a través de sus micrófonos. Ni qué decir tiene que nos sentimos encantados participando en el programa literario que dirige el grupo femenino MUSARTE.
El programa "Nuestras palabras" dura una hora. En él se leen textos de ellas mismas y sus colaboradores. También  de  las personas que, como nosotros, tengan afición por la escritura y quieran participar. Por otro lado, se hacen recomendaciones de libros y se informa de los eventos literarios de la capital. A él también acuden escritores e invitados que quieren presentar sus libros en dicha emisora.
Os recomiendo que escuchéis todo el programa pero sí tenéis poco tiempo y queréis escuchar mi voz a través de la radio, podéis oírme leyendo "Perros parlantes" sobre el minuto 6 aproximadamente y "Con trozos del alma" sobre el minuto 29. Conectar los altavoces  y disfrutad del programa.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

domingo, 6 de marzo de 2011

HOY EL DÍA SE HA VESTIDO DE TRISTEZA

A su corazón no le importa que sea sábado,
ni que hoy un sol cálido traspase la ventana
o que la primavera pretenda adueñarse de marzo
y la gente se contagie de ello.
No.

Se ve más  ingenua que nunca, decepcionada,
como si le hubieran robado los ideales
en un mundo de todo a cien;
donde la ternura y el afecto
sólo se encuentra en las casas de empeño
o te lo ofrecen como los créditos bancarios:
con un alto interés hipotecándote la existencia.
No.

Piensa que es injusto sentirse así,
ir de drama en drama,
cargarse de días nefastos,
con los naipes marcados  de derrotas,
sin treguas ni sonrisas,
sin abrazos ni proyectos de futuro,
sin familia al completo, sin saber perdonar.
Todo le parece falso, apócrifo, maquillado;
Y se lamenta de su apellido, hasta de su sangre,
le invade un profundo penar.
Siente frío, lagrimea, se suena la nariz;
ojalá que fuera gripe lo que tiene.
No.

Cierra los ojos y coge aire.
Está extenuada por sus propios errores.
Quisiera arrancarse la pena, pasar el examen,
convencer al jurado de que ella prefiere la comedia,
el final feliz para todos;
incluso la carcajada que libera, que limpia por dentro.
Y seguir con sus proyectos hasta cuando sea,
envejecer  como prueba de vida,
arrancar de su cerebro el suave martirio
de la intolerancia entre iguales.
Sí.

Los gorriones se posan en su terraza,
en la calle juegan los niños,
 se divierten disfrazados de carnaval.
Es sábado, cálido y agradable, casi festivo.
Han venido los suyos a comer, pero no.
Hoy el día
       se ha vestido
              de tristeza
                       para ella.

© Ceferino Otálora (Mos). Marzo de 2011.
Imagen tomada de Internet. Copyright: Su autor.