VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 2 de octubre de 2011

MINUSVALÍA


Dª Mercedes Osuna del Moral
Directora General de Servicios Sociales
Subdirección General de Recursos y Programas
para personas con discapacidad.
Delegación nº 4
Avda. de los Almendros, 21
28930  Leganés (Madrid)

Fuenlabrada, 30 de octubre de 2006.

Muy señora mía:
He recibido su escrito 08-114369.10/06, en el que tras pasar de nuevo un Tribunal Médico se me reconoce, para mi sorpresa, el grado de minusvalía del 8%.
Esto me ha dado qué pensar. O han surgido efecto las  novenas y promesas a San Judas Tadeo que lleva mi madre ofreciendo al santo desde hace varios años y se ha producido el milagro, o su departamento goza de una eficacia fuera de lo normal porque, lo que no ha conseguido el equipo de cirujanos que me trató en el Hospital de La Paz durante tres años, lo han conseguido ustedes en diez minutos.
Me explico: hace aproximadamente 25 años sufrí un accidente laboral por el que me dieron una minusvalía del 23%. Después de estos años yo me sentía peor, por lo que pedí una revisión de dicho grado pero no, ¡qué va!, estoy muchísimo mejor, sólo tengo un 8%, ¡qué alegría! Es para celebrarlo dando saltos.
En cuanto acabe este escrito voy a decirle a mis piernas que se dejen ya de fingir y hacerse las quejicas. Que tienen que correr, andar, subir y bajar escaleras como si nada. Y que no me pidan tantos calmantes, ni tantas visitas al fisioterapeuta porque me he enterado que lo suyo no es para tanto. Si veo que no me hacen caso les leeré su resolución para que se convenzan de que, con tan poca minusvalía, podemos andar más y deprisa. Hasta me dan ganas de apuntarme en algún grupo de senderismo y vengarme de todos estos años en que mis piernas se hacían las lastimeras.
Aunque para lástima la de mi vecino del portal de al lado, que tiene un 33% de minusvalía y siempre repite que está mejor que yo. Él me animó a pasar otra vez la revisión al ver que, de vez en cuando, tenía que pararme para continuar la marcha y que no podía seguir su ritmo. ¡¡Ja!!, ya veremos cuando se entere de que, según ustedes, tengo las piernas casi como un ciclista. Claro que a lo peor me ve y nunca se da cuenta. Ya sabemos que la mente humana sigue siendo una incógnita y, a veces, nos juega malas pasadas.

Atentamente:
                        José Crespo Rocamora
                        Avenida de los Atletas, 5   4º A
                        28943 Fuenlabrada

P.D. Por favor cuando vayan a tirar este escrito, ruego lo depositen en la papelera de reciclado. Cuidemos entre todos el medio ambiente. Gracias.


© Ceferino Otálora (Mos). Octubre 2006.

Imagen tomada de Internet. © Su autor.

13 comentarios:

Mos dijo...

He colgado un relato de los tiempos de ESFERADELETRAS, el grupo en el que estuve hace unos años. Se trata de un ejercicio donde había que usar la ironía y esto es lo que se me ocurrió.
Gracias por acercaros a mi orilla.
Mos.

impresiones de una tortuga dijo...

Pero esto pasa todos los días, por desgracia, Mos, no es un cuento.
Hay gente con Cancer que no le dán la baja porque están aptas para el trabajo, según el tribunal y el médico, al mismo tiempo les dice que no hagan esfuerzos y le siguen poniendo la quimio o la radio.
Como carta irónica ¡me encantó!.
Un abrazo.

impresiones de una tortuga dijo...

Mos, esto pasa de verdad cada día, aunque la carta es ¡fantástica!, desde la ironía, por desgracia es cierta en muchos casos.
Un abrazo.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Me has hecho reír, esa postdata... Genial.

Mejor tomárselo con filosofía y echarle a estos temas ironía, porque si no...

Un abrazo :)

TriniReina dijo...

Lo has clavado Mos. El relato y el fondo del relato.
Sí, sé perfectamente, por experiencia, que estas cosas pasan. Si nuestros cuerpos funcionaran como muchas veces dicen estos "enteraos" seríamos atletas como mínimo:)
Para ganar medallas, diría yo:)

Abrazos

disancor dijo...

Pues, has estado tan acertado, que esto es un relato de lo que ocurre en la vida real. Se dan montones de casos parecidos, quizás será que quieren que se cure la gente por pura sugestión-
Un abrazo.

Luisa dijo...

Je,je,je… Un ejercicio de ironía fantástico, Mos. Cierto como la vida misma, por desgracia. Da verdadera lástima ver cómo hay enfermos que tienen que estar rogando la caridad de Ntra. Sra. S.S y someterse a pruebas tortuosas para demostrar su minusvalía y aun así, no les sirve de nada. La Santa ha firmado sentencia y cura a los enfermos imponiéndoles el sello de correos. ¡Puñetero país! (que diría don Aniceto, uno de los personajes de mi última novela).

Un beso muy fuerte, compi. Hablamos.

Maat dijo...

Hola Mos.

Alcanzaste el objetivo con creces, sin duda. Lo triste es que esa ironía se ha convertido en el pan nuestro de cada día. Hay que recurrir a ella para tragar con un poco más de facilidad las "resoluciones" que nuestras ¿cabezas pensantes? de turno, imponen.

Un saludo.

Maat

Resu dijo...

Incongruencias de este sistema que hace aguas por todos lados; pero no te preocupes que ya intentan subsanar por otro lado. Sólo tienes que mirar en la millonada de euros que dan a los que dejan el barco, ¡ejen! quería decir banco.
Aunque esta carta-relato ya hace de su nacimiento, como puedes ver todo sigue igual.
Un beso. La ironía siempre fresca.

Tesa dijo...

Muy bueno, Mos, e ironía a tope.

Suerte que era 2006, si fuera ahora lo declararían curado del todo, no vaya a ser que pida alguna paguita o "privilegio" y no están los políticos para desperdiciar un euro que no sea en su propio provecho.

Lo último que me he enterado: a mi nuera, que vive en Madrid, le han dado visita con el especialista en domingo, para que no pierda ni una sola hora de su precario trabajo.

Un abrazo, Mos.

josefina dijo...

Te contaría y no terminaría....
Muy buena la carta.
Un beso

Narci dijo...

Muy buena la ironía, Mos.
En todo este asunto de los tribunales médicos hay mucha, muchísima picaresca por ambas partes. Efectivamente hay personas con grandes dificultades, con problemas de salud muy serios a quienes no se le reconocen sus limitaciones o su minusvalía, ni para cobrar una pensión, ni para facilitarles una baja laboral temporal, y sin embargo, a otras, cualquier pequeño achaquito le sirve como excusa para gozar de todos los privilegios que nuestra sociedad ofrece a los minusválidos, o de prolongadas bajas laborales en las que se dedican a ejercer otra profesión o a disfrutar de la vida, sin limitaciones ni barreras. ASÍ NOS VA...

mariarosa dijo...

Muy buena carta.
Y tu cart a pesar de ser motivo de un trabajo sobre la ironía tiene mucho de real. Excelente texto.

mariarosa