VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 19 de junio de 2011

LECTURAS DESDE MI ORILLA (3)

MALDITO KARMA
Autor: DAVID SAFIER.


Se acerca el verano. Es tiempo de descanso, de relajarse un poco, de buscar el ocio y apartar a un lado las preocupaciones, los pesares, la rigidez de lo obligatorio, la seriedad de lo cotidiano o, simplemente, hacer una parada en todo aquello que nos amarra en nuestros asuntos más trascendentes y entretenerse.
Y, para eso (y a todo aquel que le guste la lectura), no hay nada mejor que leer un libro desenfadado, con mucha carga humorística, plagado de momentos desternillantes; un libro que te sumerge en un mundo alocado, divertido, tierno, ágil; una historia con aires de fábula y farsa que avanzas sin darte cuenta; una comedia escrita con mucho ingenio. Estoy hablando de MALDITO KARMA de David Safier.
Este libro se editó en España en octubre de 2009 precedido del éxito en Alemania, país de origen del autor, donde se vendieron más de un millón de ejemplares en menos de un año. Fue una de mis lecturas del verano pasado y os aseguro que el desenfado y la risa están garantizados; también el lado romántico y la ternura. Atención al personaje de Giacomo Casanova, reencarnado en gato, que no tiene desperdicio.

EL ARGUMENTO:
"La presentadora de televisión Kim Lange está en el mejor momento de su carrera cuando sufre un accidente y muere aplastada por el lavabo de una estación espacial rusa. En el más allá, Kim se entera de que ha acumulado mal karma a lo largo de su vida: ha engañado a su marido, ha descuidado a su hija y ha amargado a cuantos la rodean. Pronto descubre cuál es su castigo: está en un agujero, tiene dos antenas y seis patas… ¡es una hormiga!
Kim no tiene ganas de ir arrastrando migas de pastel. Además, no puede permitir que su marido se consuele con otra. Sólo le queda una salida: acumular buen karma para ascender por la escalera de la reencarnación y volver a ser humana. Pero el camino para dejar de ser un insecto y convertirse en un ser bípedo es duro y está plagado de contratiempos.”

Como muestra del libro os dejo aquí el capítulo 21:

“Por supuesto, ya había oído hablar antes del karma. Alex había leído un libro sobre el budismo cuando estaba en plena crisis con sus estudios de Bioquímica. Yo, en cambio, cuando entraba en crisis, prefería leer libros con títulos como Quiérete a ti misma, Quiérete más a ti misma y Olvídate de los demás.
─Es muy simple ─dijo Casanova─. Quien obra bien acumula buen karma y entra en la luz del nirvana. Quien obra mal, prolonga su existencia, como nosotros.
─¡Yo no he hecho nada malo! ─protesté.
─¿Estás segura?
Asentí. Insegura.
─¿Ni siquiera una infidelidad? ─insistió Casanova.
Me vino a la cabeza Daniel Kohn.
─¿O perjudicar a alguien en beneficio propio?
Me vino a la cabeza Sandra Kölling y que me quedé con su trabajo porque hablé con los directores del programa sobre su creciente consumo de cocaína.
─¿O quizás ha descuidado a algunas personas de su entorno?
Me vino a la cabeza Lilly.
¿O podría ser que haya hecho sufrir a sus subordina…?
─¡Ya basta! ─le increpé.
─O…
─¿Qué parte del “ya basta” no ha acabado de entender? ¿El “ya” o el “basta”?
─Discúlpeme, madame ─dijo Casanova.
─¿Y por qué no ha acumulado usted nunca buen karma? ─le pregunté.
─Bueno, en primer lugar, porque no es fácil hacerlo en un hormiguero ─replicó.
─¿Y en segundo lugar?
─No va con mi disposición natural.
Y sonrió maliciosamente y con tanto encanto que yo también sonreí.
─Pero seguro que usted lo conseguirá ─me animó.
Lo consideré un momento.
─Pero yo no quiero ir hacia la luz ─repliqué─. Yo quiero impedir que Nina se quede con mi familia.
─Bueno…─Casanova sonrió con complicidad, y comenzó a divagar─: En mi penúltima muerte, Buda se me apareció…¿Supongo que ya ha conocido al señor?
─No le tengo demasiado cariño ─contesté.
─Un sentimiento que comparto totalmente ─dijo Casanova─. En aquel encuentro, la hormiga gorda suspiró y dijo que yo seguía sin entender de qué se trataba. Y que tendría que explicármelo.
─¿Y entonces habló del karma? Y de que con buen karma no se alcanza de inmediato el nirvana. ¿No? ─dije; era todo oídos.
─Primero hay que reencarnarse en un animal superior.
─¿En un animal superior?
─Un perro, un gato, una oveja, según el karma acumulado.
Me sentía electrizada.
─¿Sabe lo que eso significa? ─dijo Casanova sonriendo.
─Sí, que si vuelvo al mundo siendo perro…
─…le será más fácil influir en el mundo de los humanos que siendo una hormiga ─dijo Casanova completando la frase.”

Un abrazo caluroso de Mos desde mi orilla.

21 comentarios:

TriniReina dijo...

Coincido que siendo perro tiene más posibilidades que en "estado hormiga" por llamarlo de algún modo:):)

Me lo anoto por si está en la biblioteca. Ahora que he vuelto a leer narrativa, tras años leyendo sólo poesía, me apunto todo lo que recomendáis por aquí e intento recuperar lo no leído.

Un abrazo

Narci dijo...

Pues nada, que habrá que aplicarse el cuento y dedicar el verano a crearnos un buen Karma, no sea que si me sorprende la muerte me reencarne en una araña (ufff, qué asco, con la fobia que les tengo).

Gracias por la recomendación. Suena divertida.

Besos

Tesa dijo...

Lo leí en mis trayectos al trabajo que tuve el año pasado, ahora trabajo en casa, y en algunos momentos se me escapaba la risa en el metro y la gente me miraba y miraba la portada del libro.

La verdad es que se agradece una historia de estas de vez en cuando.

Y eso que a mí me encantan los dramones. Muy recomendable.

Un abrazo, Mos y besos con bigotes incluidos de mi gato laminado, que anda de vacaciones, pero pronto regresará al almacén.

María dijo...

Me lo compraré, no desaprovecho ninguna ocasión para reirme que la vida es muy dura y hay que llevarla lo mejor posible.

Gracias por mostrármelo, Paisano.

Besos

disancor dijo...

No conozco ese libro de David Safier. Será cuestión de buscarlo, pues parece que promete ser muy interesante.

Feliz semana.
Un abrazo.

josefina dijo...

A ver si lo encuentro, me interesa leer cosas que me den buen "royo".
Un beso

Mos dijo...

Amiga Trini; Si puedes, píllalo. Creo que vas a pasar un buen rato con él.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Es divertido, Narci. Tiene momentos de echarte a reír imaginándote la situación que describe.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Eso mismo me pasaba a mí, Tesa: Iba hacia el trabajo en el tren y soltaba una carcajada tonta que la gente de al lado me miraba sorprendida. Incluso tenía que dejar de leer porque la imaginación me jugaba malas pasadas humorísticamente hablando.
A pasarlo bien y recuerdos al gato viajero.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida paisana: No lo vas a lamentar. Cómpralo y pasa buenos momentos desenfadados según avanzas la lectura. Es ideal para llevarlo a la playa o para leer por la tarde después de la siesta.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Amigo Disancor: Es un libro desenfadado. Creo que también hay que desconectar un poco de todo con lecturas fáciles y que te saquen una sonrisa.
Si puedes, házte con él.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Sí, sí, Josefina: este libro es de buen rollo y seguro que lo pasas genial leyendo esta historia un tanto absurda pero divertida.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

No conocía este libro, ni siquiera al autor, pero habré de buscarlo porque tanto el fragmento que transcribes como el resumen tienen buena pinta.

Un abrazo

La cuentera Idaluz dijo...

El título promete, por tu recomendación y la breve reseña animas a que lo leamos. Intentaré buscarlo. Siempre aprendo cada vez que me acerco a tu orilla. Un abrazo.

Luisa dijo...

Hola, Mos.
Bueno, pues yo tengo este librito, sí. Alguien me lo regaló…
La verdad es que no he tenido oportunidad todavía de leerlo. Mi mesilla está atascada de libros pendientes y entre los que tengo que leer por documentarme y los de los amigos que han publicado… Puf, no doy abasto.
Pero tiene una pinta genial. A ver si este verano…

Un beso, compi.

Mos dijo...

Amigo Ximo: Es un libro de lectura fácil, para entretenerse y desconectar. Creo que te gustaría.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida cuentera: Si lo quieres leer, te lo paso un día de estos que coincida contigo. Es de lectura amena y desenfadada. Para pasar unas cuantas horas con la sonrisa en la boca.
Un abrazo veraniego desde mi orilla.

Mos dijo...

Nada, nada, Luisa: Hay que desconectar un poco. Reparte tu tiempo con un poco de cabida para el ocio y el relax. En esa parte estará esperándote este libro que te hará pasar un rato estupendo.
Un abrazo veraniego desde mi orilla.

Anónimo dijo...

Mos amigo he estado muy ausente de los blogs, estas semanas, y me encuentro el post de un libro que hace mucho tengo ganas de leer, espero poder disfrutar de la lectura y ahuyentar
un poco los problemas
Un besito y buen karma Mos :-)
Darilea
Pd: No me deja comentar, por eso lo intento como anónimo

Mos dijo...

Amiga Darilea: Qué bueno volver a verte por mi orilla. Este libro es recomendable para olvidar problemas y dibujar una sonrisa y una esperanza en la boca. Deseo que todo vaya mejor y vuelvas a emocionarnos en tu blog.
Un abrazo caluroso desde mi orilla.

Perlita dijo...

¡Ay, Mos, qué angustia...! Hay mucha gente que estaría encantada con eso de la reencarnación, pero yo me muero con solo pensar en lo que se me pueda asignar para vivir otra vida.
Siempre digo que la suerte acompaña hasta para nacer y algunos somos privilegiados, pena arriba o abajo. Con lo que me gusta la limpieza, sería horrible nacer un escarabajo pelotero expuesta siempre a que te pisen, con lo delicados que son mis pies...
Tengo ese librito. Voy a ponerlo en la cola y a leerlo. Es original
Un buen verano, MOS.
Por cierto que me vi obligada a suprimir mi entrada anterior con vuestros comentarios porque alguien (spam) añadió algo a la historia que yo contaba. Son unos magos, pero el viernes me pase a sacar el ISBN por si acaso...
Abrazos, Carmen