VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 15 de mayo de 2011

UNA ORILLA INUNDADA DE MÚSICA (6): IT´S FIVE O´CLOCK, APHRODITE CHILD

APHRODITE´S CHILD
Debido a las revueltas estudiantiles que hubo en mayo del 68 en París tres amigos griegos, (Vangelis, Demis Roussos y Loukas Sideras), que buscaban fortuna fuera de su país,  no pudieron viajar hasta Londres y tuvieron que firmar su contrato discográfico deprisa y corriendo en la capital francesa con el nombre de Aphrodite´s Child  (El niño de Afrodita).
La banda vendió 20 millones de álbumes en  apenas cinco años de existencia. Vangelis y Demis Roussos siguieron con exitosas carreras en solitario. Incluso Demis, al día de hoy, sigue cantando temas del grupo en su repertorio personal dentro de su carrera artística, no exenta de varios altibajos.

“Creo, casi estoy seguro, que yo tenía doce años cuando escuché por primera vez IT´S FIVE O´CLOCK. Era en esas noches de radio que me mantenían en vela hasta las tantas y que hacían que me despertara por la mañana con ella encendida. Por supuesto esto se daba en verano; en el verano de 1972, cuando no había que madrugar para ir a la escuela.
Ni qué decir tiene que no entendía nada del significado de la canción. Ni siquiera del título o de sus autores. A no ser por algún presentador radiofónico que comentara que IT´S FIVE O´CLOCK significaba “SON LAS CINCO”. Lo cierto es que aquel tema me transportaba, como tantos otros, a vivir otra realidad, a soñar despierto, a sentir sensaciones únicas que yo, un crío delgaducho, tímido e idealista me fabricaba en mi habitación con la sola compañía de un pequeño transistor sobre mi almohada y la complicidad amiga de las noches estrelladas de  verano”
Un abrazo a todos desde mi orilla.
Aquí os dejo el video para el recuerdo:


24 comentarios:

María dijo...

Preciosos recuerdos, que comparto contigo. Me he acordado incluso del "después" de Demis Roussos, túnica incluida, y de cuando adelgazó muchísimo y decían las revistas que fue con un régimen exclusivamente a base de pollo y se comía unos cuantos diariamente.

Como siempre, termino soltándote el rollito, me temo que me estoy acercando peligrosamente a la edad de contar "batallitas", jaja.

Besos

Mos dijo...

Paisana María: Viendo el video de Aphrodite´s Child, te das cuenta del gran ambio que dio Demis Roussos con su obesidad; esa que le hizo famoso por vestir túnicas como sayos.
También se ve a Vangelis al piano algo despreocupado con su imagen que, años después, cuidaría tanto.
Me siguen gustando los temas que recuerdo. Por eso dejo que vengan hasta mi orilla.
Un abrazo, paisana.

TriniReina dijo...

La música nos transporta a otros tiempos y nos spliviantan recuerdos que creíamos perdidos.

Luego lo escucharé, ahora aún duermen:)

Abrazos y música

Oréadas dijo...

Recuerdo a Demis Roussos, supongo que como la mayoría con sus largas túnicas. Me gustaba y ha sido un placer recordarlo de tu mano.
Ah y por supuesto tampoco me olvido de Vangelis :-)
Un besito Mos.

Luisa dijo...

No tenía ni idea…
A mi madre le encantaba Demis Roussos. Tenía una voz curiosa. Desde luego que engordó un pelín con los años, pero no le cambió la voz.

Qué preciosos son los recuerdos que asociamos a la música. No hay nada como escuchar una canción para que vuelvan a nosotros como el primer día.

Un beso muy fuerte, compi.

Mos dijo...

Cierto es, Trini: La música nos trae los recuerdos olvidados. Y revivimos el momento como si fuera ayer.
Un abrazo grande desde mi orilla.

Mos dijo...

AMiga Charo: ¿Quién no recuerda a Demis Roussos? La gente de cierta edad, seguro. Y, sin embargo, poca gente sabe que Vangelis y él eran primos y que empezaron juntos en la música.
Me alegra tu paso por mi orilla y que viva la música.
Mos.

Mos dijo...

Amiga Luisa: Ya sabes algo más que no deja de ser curioso.
Demis Roussos y Vangelis son y han sido dos figuras indiscutibles de la historia de la música mundial.
Los recuerdos afloran cuando se asocian a las canciones o melodías. Es inevitable y maravilloso a la vez.
Un abrazo grandote desde mi orilla.

Resu dijo...

Escalofríos he sentido al escuchar de nuevo esta música, decir recuerdos es poco; muy buenos momentos he pasado en la disco bailando estos y otros títulos posteriores aunque ya en solitario.
Besos miles.

Respóndeme al correo sobre el trabajo y comenta opciones.

Perlita dijo...

Querido Mos, ahí me has dado. ¡Demis Roussos, nada menos!
Ya sabía yo que teníamos más cosas en común que lo de ser paisanos. Siempre fue mi preferido, con su voz penetrante y rasgada y con esa sensibilidad que abarca estilos diferentes modernos y clásicos. Esos cantos mozárabes, bizantinos pero con sello actual y sentido.
Yo le digo siempre a mi familia que a veces me han dado ganas de llorar el escucharlo y lo entienden, claro, porque a ellos también le encanta escucharlo. De ahí que nunca haya criticado a esas jovencitas fans locuelas del cantante guaperas de turno que se tira de los pelos y se desvanecen. A tanto no he llegado nunca, pero este hombre, emociona.
¿No fue él quien dio 380 conciertos en ocho meses por 18 países? Una pena que ya no se prodigue.
Y criticando un poco: ¿cómo es posible que la piel le diera tanto de sí con lo delgado que estaba en este vídeo que nos presentas? Menos mal que ha vuelto a sus principios poco más o menos...
Venga...que se repita, que me ha gustado y ya voy a poner unas grabaciones que tengo por ahí para recordar.
Un abrazo, paisano, Carmen.

También Vangelis es de los míos. Y salvando las distancias, Dyango, que tiene una voz rota como él, sencillamente magnífica.

Mos dijo...

Amiga Resu: Te he hecho volver a los tiempos mozos, a la adolescencia y el baile "agarrao".
Me alegro que haya sido grato el recuerdo y que te quiten lo "bailao".
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Paisana Carmen: Qué bueno que te guste Demis Roussos. Has definido muy bien su imponente voz que tanto calaba en la gente. Me gustaba, o me gusta, ese aire mediterráneo de sus canciones, ese toque griego, romántico, alegre a veces.
Lo de la gordura lo entiendo. Yo también era delgaducho y cualquiera lo diría ahora.
Vangelis es otro genio de la música y choca que comenzaran los dos en un grupo de amigos con ganas de despuntar.
Un abrazo desde mi orilla y a ver si en próximas músicas también coincidimos.

Jorge dijo...

Impresionante documento, Cefe.
Me sonaban muy de lejos, aunque algo conocía, los orígenes de estos músicos.

Vangelis es, para un cinéfilo como yo, alguien más cercano al séptimo arte.

Con un puñado de partituras se ha hecho con un hueco en la historia del cine. Lástima que no se haya prodigado más en esa faceta.

Los sonidos de "Blade Runner" (la película que inventó la estética del futuro) son los sonidos de Vangelis... y de la lluvia que no paraba de caer. Esa banda sonora me acompañará siempre.

Recomiendo también su música para una cinta que pasó algo desapercibida: El "Alejandro Magno", de Oliver Stone. Uno de sus últimos trabajos.

Coincido con todos. La música posee el poder de transportarnos en nuestro espacio mental y temporal, de la misma forma que puede llevarnos por distintos estados de ánimo. Y no sólo para recuperarnos de un bajón: ¿Quién no se ha puesto música melancólica en un momento de depresión para deprimirse aun más?

Mos dijo...

Hola Jorge, amigo: Como cinéfilo que eres te has ido directo a Vangelis. Lo cierto es que Vangelis tiene bandas sonoras sorprendentes y magistrales. Recuerdo la que hizo para Colón, el descubrimiento de América que a mí, en algunos pasajes, me pone los pelos de punta.
Demis Roussos triunfó muchísimo en la década de los 70 y algo de los 80. Sería injusto olvidarnos de él. Sobretodo a los que escuchábamos música por entonces y que, para qué negarlo, ya vamos cumpliendo años.
Me alegra tu paso y un abrazo desde mi orilla.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Hermosa canción. No sabía que Vangelis y Demis Roussos habían tocado juntos, ya ves mi cultura musical... Y me he llevado una sorpresa al ver a Roussos así, tan jovencito y sin esas túnicas y esos kilos (es la primera vez que lo veo así).

Un abrazo Mos.

Mos dijo...

Ya lo ves, amigo Ximo, siempre se aprende algo que no deja de sorprendernos. Demis ha cambiado mucho con el tiempo. Su música, no.
Un abrazo desde mi orilla.

Torcuato dijo...

Hola, paisano Mos. Vengo a devolverte la visita.
Espero venir por aquí a menudo.
Un abrazo.

Tesa dijo...

Me uno a la nostalgia al escuchar esta canción, qué joven que era y que delgado el Demis. Aunque tiene una voz peculiar a mí siempre me ha gustado.

Y Vangelis y sus estupendas bandas sonoras para el cine..., ahí en sus inicios. No sabía esta historia de Aphrodite´s Child, aunque sí conocía la canción que sonó mucho.

Hay recuerdos ligados a los sentidos que permanecen intactos a pesar del tiempo.

Un abrazo, Mos.

Mos dijo...

Hola Torcuato: Bienvenido a mi orilla y ya sabes dónde está.
Iré por tu espacio bloguero, paisano.
Un abrazo de Mos.

Mos dijo...

Es curioso, Tesa: Mucha gente conoce a Vangelis y Demis Roussos pero no saben de sus inicios en Aphrodite´s Child.
Hay temas muy unidos a las vivencias y que vuelven con los recuerdos.
Un abrazo muy grande desde mi orilla.

Anónimo dijo...

Demis Roussos era de mis artistas preferidos cuando en los 70 empecé a escuchar música de una forma "oficial" conocí mucho más tarde a Aphrodite´s Child y con Vangelis me pasó lo mismo, me gustaba más cantando en ingles que en español, para mi perdía mucho encanto...

Escribo en anónimo porque no me deja desde la cuenta de google me ocurre en algunos blogs y el tuyo es uno de ellos, así que un saludo desde Tomara que tu viera...

Narci dijo...

Y qué magia habita en estas melodías, capaces de transportarnos por unos minutos a nuestro despertar al mundo y a la vida.

No sé muy bien por qué, supongo que porque siempre me ha gustado más la poesía que la música, el caso es que las canciones me llegan más si entiendo la letra. De Demis Roussos, por ejemplo, mi preferida siempre fue "Morir al lado de mi amor".

Besos

Mos dijo...

Amigo Mamé: Hay líos ultimamente con google y los blogs. A ver si pasa pronto.
Veo que coincidimos mucho en los gustos musicales.Y Demis y Vangelis son para no olvidarlos Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Amiga Narci: Hay canciones en español que nos llenan por lo que dicen; otras, en otro idioma, no necesitan del entendimiento de sus letras. Tal vez, creo yo, es suficiente con la voz, el ritmo, la melodía y lo que te llega de ellas. Curiosamente, a mí me han llegado más canciones extranjeras que españolas. Pero que conste que hay buenísimas canciones en español y que no puedo dejar de admirar.
Un abrazo desde mi orilla.