VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 20 de marzo de 2011

HAIKUS ENCADENADOS DE UN DÍA DE OTOÑO


Vuelve la calma,
luz con disfraz de nube.
Melancolía.

Melancolía:
Lluvia en la ventana
que son lágrimas.

Lágrimas fluyen.
Son como hojas caducas;
me miro dentro.

¿Dentro? Mi otro yo
cosechando heridas.
Curarlas quiero.

Quiero despertar
sin paisajes tan ocres
entre mis días.

Días, bostezos,
el alma sobre el cuerpo.
Como hongos al sol.

Sol resentido
de un verano de excesos.
Pide silencio.

Silencio, un té,
azul cielo cálido:
poeta y haikus.

Haikus de otoño:
Mos vendimiando versos…
en hojas que caen.


Copyright: C. Otálora (Mos). Noviembre 2007
Imagen tomada de Internet. Copyright: Su autor.

19 comentarios:

Mos dijo...

Ya sé que no es otoño pero es que no tengo hechos los haikus de primavera. Prometo ponerme a ello.
Rebuscando en el cajón de los escritos olvidados aparecieron estos haikus. Son haikus de temporada; de sensaciones que vives en un momento dado, en un día cualquiera y según tu estado de ánimo y tus vivencias.
A todos tus hijos se les debe querer por igual porque ellos no decidieron ser como son ni nacer el día que lo hicieron. Y eso pasa con los escritos y tal vez más con los versos. Son hijos nuestros que merecen nuestros mimos y nuestro afecto. Por eso, rebuscando, los he sacado a orear.
Los haikus de primavera pronto me pedirán paso.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

María dijo...

Ay Paisano que sabes hacer haikus, yo lo intento y no hay forma será que, como hablo por los codos (sin acento, eso sí), a la hora de escribir me pasa lo mismo, tengo facilidad con los endecasílabos, de hecho hago muchos sonetos, hago algún pinito con octosílabos pero de haikus nada de nada (por cotorra que soy, dicen mis hijos).

Coincido contigo en lo de los hijos y lamento tremendamente haber destruido todas mis poesías de adolescente, lo hice cuando se me pasó la tristeza con la que las escribí. En fin, ya no tiene arreglo y es una consecuencia de eso que tengo yo que llamamos "arrancadas de caballo y paradas de burro".

Besos y feliz domingo

Mos dijo...

Me he acordado que ahora mismo, en el hemisferio Sur, da comienzo el otoño. Por lo tanto, medio mundo se cubre de hojas secas. Después de todo, el otoño está vivo en algún lugar,
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

María, paisana, nunca hay que tirar nada escrito anteriormente. Si acaso retomarlo y ver si se puede mejorar.
En cuanto a los haikus, seguro que si te pones, te salen. Sólo hace falta respetar las reglas y escurrirse la sesera. Yo hago lo que puedo y siempre no sale lo que tu mente quisiera pero no encuentras el vocablo adecuado. Claro que si eres tan parlanchina como dices, a ti te irán mejor esos romances de los juglares de la Edad Media. ( Es que eran muy, muy largos).:):):)
Gracias por pasarte por mi orilla.
ATENCIÓN:
YA tengo los haikus de primavera. Serán la siguiente entrada de mi orilla.
Un abrazo. Mos.

Luisa dijo...

Me han encantado estos haikus encadenados, Mos.
Siempre se te ha dado muy bien vendimiar versos. Tienes un don.
Me han traído un poco de paz en esta vorágine de días llenos de trabajo.

Un beso muy fuerte, compi.

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Bienvenidos sean estos haikus de otoño, valió la pena sacarlos a la luz y que así podamos disfrutarlos :)

Un abrazo.

Gladys dijo...

Hola Mos un poema muy bonito literalmente pro con un contenido muy nostálgico, por un momento me sentí en otoño que ya esta llegando a mi país, pero aun brille el sol de verano muy intenso, triste y bello a la ves me gusto, mucho.
Besos que tengas una hermosa semana espero pases a conocer mis blog.

Mos dijo...

Amiga Luisa: Tú sí que tienes un don. Porque lo mismo nos dejas con la boca abierta con un poema maestro que con un relato terrorífico.
Los he sacado porque quería compartirlos con todos los visitantes de mi blog.
Un abrazo, compi.

Mos dijo...

Querido Ximo: Esa era la intención: Compartir estos pequeños poemas.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Hola Gladys: se agradece tu visita desde el hemisferio Sur, concretamente desde Chile.
Me paso para ver tus blogs.
Un abrazo desde mi orilla española.

josefina dijo...

Bonitos haikus encadenados.
Un abrazo

TriniReina dijo...

Nunca he podido hacer un hayku encaadenado.

Estos tuyos, otoñales, nos retrotraen a la estación de la melancolia.

Espero leerte los primaverales

Abrazos

Mos dijo...

Tú si que ers preciosa, Josefina. Y fiel lectora.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Mira que no hacer un haiku encadenado, Trini. Para ti eso es coser y cantar.
Un abrazo grande desde mi orilla.

Narci dijo...

Sin duda la vendimia ha dado buena cosecha.

Preciosos.

Tesa dijo...

Cuando durante el verano añoré el otoño, mi estación favorita, volveré a tu orilla a buscar esta belleza otoñal.

Cuando el jaleo de los veraneantes y las fiestas al aíre libre arrecien con sus ruido y sus olores de fritanga reclamaré cogiéndote prestados los versos:

Silencio, un té,
azul cielo cálido:
poeta y haikus.

Voy a por lo de la primavera. Un abrazo, Mos.

Mos dijo...

El otoño tiene mucho encanto, Tesa. Tanto como la primavera. Es cuando más se escribe y entra esa saudade de los gallegos. El silencio reina entre hojas caducas y cálidos rayos de sol.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Narci dijo...

Estaba convencida de haber dejado ya un comentario en estos haikus otoñales, pero en fin, parece que no fue así. Internet no me va muy bien últimamente.

Decirte que me gustaron la primera vez que los lei y cada vez que los leo me gustan más, aunque lo cierto es que los colores del otoño en mi tierra me encantan, aparte del ocre, la gama de verdes es inmensa y deliciosa.

Besos

Mos dijo...

Haikus de otoño, de primavera,... esu na forma de expresar los ciclos naturales y lo que nos supone a todos cuando llegan.
Un abrazo, Narci, desde mi orilla.