VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 13 de febrero de 2011

LLAMAD AL POETA (Un poema de RAÚL RIVERO)






El poeta sale alguna vez,
viaja a un planeta, visita rápido una estrella,
pernocta en un pueblo de provincia,
va a ver el mar, la guerra,
llega al fondo de las rosas y los ríos,
busca palabras en los bosques y los cementerios,
sale a hablar con los niños y los viejos,
pero nunca se va,
a lo más sueña;
a lo más se entretiene con un atardecer;
a lo más se entretiene con un arco iris,
pero nunca se va.

Así es que amigos, compañeros:
llamad al poeta.
Llamadlo en el momento del amor,
pedidle un verso que ayude comprender,
pedidle una canción sencilla
para enamorar a una muchacha;
llamadlo también en la tristeza,
en el instante de romper
papeles, fotos, relaciones;
reclamadle unos versos de paz y sosiego,
exigidle un canto de optimismo,
una palabra dulce para la sal del día.

Llamad al poeta si alguien se marcha,
porque él halló canciones en sus viajes
que sirven para aliviar distancias y fronteras.
Y llamadlo si vuelve,
porque el poeta encontró viejos vocablos
nuevos para las bienvenidas,
antiguas melodías para los reencuentros,
rimas especiales para la alegría.
Nunca se va.

Ante un imposible,
llamad urgente al poeta;
él descubrió suaves, nobles imágenes
contra los imposibles.

El poeta sabe fórmulas que apaciguan al tiempo,
tiene bálsamos, versos frescos
para curar de desesperación a sus hermanos.
Para la muerte también podéis llamarlo;
no la evita,
pero tiene elegías para las heridas,
décimas tristes para describirla,
grises palabras fúnebres
que bien repartidas con flores y con lágrimas
pueden ayudar.

Y, amigos, compañeros,
llamad al poeta a la hora del combate,
reclamadle sus canciones en el momento duro.
Él cinceló en las sombras violentas palabras
para el enemigo,
preparó emboscadas, trampas para el pasado,
tiene afilados adjetivos para los traidores.
Nunca se va.

Cuando haga falta, llamadlo;
sencillamente, vuélvete y di en voz baja
 hacia la multitud:
 compañeros, ¿hay algún poeta entre nosotros?
Pregunta. Él estará allí,
preparando palabras, trabajando canciones.
Allí estará.

Llamad compañeros, llamad al poeta.
Él tiene mucho que hacer aquí.



RAÚL RIVERO.
De su obra : “Poesía pública”.
La Habana. 1983

19 comentarios:

Mos dijo...

Siempre me gustó este poema. Lo descubrí por casualidad hace unos veinte años y afirmo y coincido con lo que expresan sus versos.
Lo he recitado en algún evento poético y el público lo ha sentido suyo tanto como yo.
Es mi pequeño homenaje a todos los poetas que nos dejan su alma, su esfuerzo y su sensibilidad en cada estrofa.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

María dijo...

No lo conocía paisano, muchas gracias por compartirlo, es genial y no me extraña que lo hayas recitado, es de lo que apetece leer y releer.

Besos

TriniReina dijo...

Sí, en estos tiempos oscuros, es necesario llamar a los poeta sy que llos, con voces alegres o veros heridos, alivien la oscuridad donde nadamos.

Es magnifico, Mos, no me extraña que te guste tanto, y debe de quedar maravilloso cuando le donas tu voz.

Abrazos

Ximo Segarra "ACAPU" dijo...

Magnífico poema, no lo conocía.
La poesía es necesaria para la vida, una vida sin poesía es una vida sin conciencia.

Un abrazo :)

Resu dijo...

Llamaremos al poeta para que nos preste su tiempo cuando el nuestro se nos haga escaso y las palabras se atranquen en la garganta. Buen poema Mos, lo desconocía, ahora no se me olvidará llamar al poeta.
Besos miles.

Luisa dijo...

Hola, Mos.
No conocía ni el poema ni al poeta.
Gracias por acercarnos su mensaje certero.

Un beso muy fuerte, compi.

disancor dijo...

Una elección muy acertada la de publicar el hermoso poema de RAÚL RIVERO.
Un abrazo.

Narci dijo...

Precioso homenaje a los poetas, Mos, homenaje al que me uno, porque sin ellos nos faltaría la sal en la vida, y la dulzura en el alma .

Gracias a todos los poetas y gracias a ti por compartir esta belleza.

Besos

Mos dijo...

MARÍA,
TRINI,
XIMO,
RESU,
LUISA,
DISANCOR,
NARCI:
Qué satisfacción me da saber que os gusta este poema. Puedo deciros que, bien declamado, es de esos poemas que te llegan y te seducen.
Ya el hecho de leerlo en voz alta y darle cierta entonación, supone un ejercicio de lo más gratificante.
Llamemos al poeta pues.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

impresiones de una tortuga dijo...

Ya me gustaría a mí escucharte declamarlo, dádole el énfasis justo donde lo requiere. Me ha gustado mucho, Mos, gracias por compartirlo. Un saludo.

La cuentera Idaluz dijo...

Nada más leerlo me he imaginado el poema recitado, lástima que no tuviera audio para escucharlo en tu voz. Un saludo.

Oréadas dijo...

Precioso poema.
El poeta siempre tiene algo que decir.
Un beso Mos, gracias por compartirlo

Mos dijo...

Amiga tortuga. Cualquier lo recito y lo grabo para después colgarlo en el blog.
Es posible.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida cuentera: Te digo lo mismo que a tortuga. Cualquier día lo grabo.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Amiga Darilea, ya veo que estás de acuerdo con el mensaje del poema. Yo también.
Un abrazo desde mi orilla.

Tesa dijo...

No lo conocía, pero yo que no puedo vivir sin los poetas, ahora adopto también este poema para mis días grises y siempre que mi alma lo necesite echaré la voz: ¿Hay por aquí algún poeta? Espero tener siempre uno a mano.

Vuelvo con un nuevo proyecto a la blogosfera y dejo descansar para siempre "el perfume"

http://elalmacendelosdiasperdidos.blogspot.com/

Para cuando tengas un ratito.

Un poema maravilloso,Mos.
Muchos besos,

Perlita dijo...

Precioso, Mos. Yo conocía algo de Raúl, pero no este poema. De los cubanos, suelo leer casi todo porque aun tiene fuerzas para hablar de poesía y a estos, son los que admiro.
Cada frase, cada verso, es para meditar. Una entrega total del poeta a quien busca consuelo, ser feliz, saber...Me ha encantado, amigo y si es verdad que recitas, debe ser un gustazo esa declamación que te adivino, sentida, profunda...
Un abrazo y que en tu orilla haga mejor tiempo que por aquí...

Lugareño dijo...

Vaya!! Pues sí que es precioso, y original, y muy sugerente. Sin duda, el poeta tiene mucho que decir, yo también lo llamaré... Un abrazo, paisano de aquella orilla.

medianoche dijo...

Todo desconocido para mí, pero me alegro haber llegado a tu blog para leer este magnífico poema y conocer tu blog.

Saludos