VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

sábado, 18 de diciembre de 2010

CUENTO DE NAVIDAD PARA EL 2010

Aquel 24 de diciembre la capital amaneció vestida de blanco. A las seis de la tarde, ya oscureciendo, el centro de la ciudad mostraba la mejor de las estampas navideñas: luces de colores, árboles decorados, muñecos de nieve, niños con panderetas pidiendo aguinaldos, adultos con prisas ultimando sus compras, villancicos en los comercios, olor a castañas asadas, algún que otro Papá Noel y frío, mucho frío. El mismo frío que se calaba, varias calles más allá, en los huesos de Antonio y Mercedes.




Antonio y Mercedes eran conocidos por todo el vecindario de la calle Galileo. Se les podía ver con  su paso lento y el arrastrar de pies yendo o viniendo del comedor social del número 14. Por su carácter extrovertido hablaban con todo el mundo que les quisiera escuchar. Por eso era sabido que aquel par de viejitos de ochenta y tantos años llevaban sesenta  casados, que tuvieron tres hijos de los que, por circunstancias, no sabían nada de ellos desde hace mucho tiempo y que malvivían con su escasa pensión en un piso de renta antigua de la calle Bailén.   

Marta volvió a verlos esa tarde desde su ventana del tercer piso del número 15. Venían sonrientes y agarrados del brazo; andando con más cuidado si cabe para evitar resbalarse con el hielo que se había formado en las aceras. Se pusieron a la cola  para entrar de nuevo al comedor de Santa Isabel que, pasadas las seis de la tarde, ya tenía cerca de una treintena de clientes habituales esperando a que abriera sus puertas. Los más jóvenes saltaban dando botes y bromeaban con el vaho que salía de sus gargantas; los mayores se resguardaban con las bufandas, pañuelos y abrigos usados de los rigores del gélido invierno madrileño. Todos ellos se saludaban y sonreían con cierto entusiasmo. Tal vez por esperarles la cena de Nochebuena que, sabían, era especial.

“¿Y por qué no?”, se preguntó Marta a sí misma. Acto seguido fue hasta su dormitorio y se despojó de la bata y las zapatillas. Poco después, con la emoción en el rostro, cruzaba la calle en busca de la octogenaria pareja.
No era la primera vez que coincidían los tres. Por eso, como en otras ocasiones, el encuentro fue distendido y conversaron de temas banales como el frío, la nieve, las fiestas y lo bonito que estaba Madrid con tantos adornos. Marta, en mitad de la charla, cogió las manos de ambos y con cierto disimulo los sacó de la fila del comedor. Antes de que Antonio y Mercedes se percataran de ello, soltó lo siguiente: “Me gustaría que pasarais la Nochebuena en mi casa, conmigo”. La pareja balbuceó algo que Marta, más emocionada si cabe,  acalló dándoles otros  argumentos: “Tengo unos cuantos años menos que vosotros pero, en fin, me encuentro muy sola desde que murió Fernando, mi marido. No tuvimos descendencia y  carezco de familia próxima porque soy hija única. Vosotros tenéis la suerte de estar juntos  aunque sé que con penurias y yo, yo vivo mi vejez rodeada de abundancia envuelta en soledad. Por favor, aceptad mi invitación… En el fondo yo también soy una pobre viejecita”. Esto último lo dijo a la vez que le caían dos gruesas lágrimas por sus mejillas. Los dos ancianos se abrazaron a aquella mujer intentando transmitirle con su gesto todo el cariño que necesitaba. Instantes después le manifestaron la decisión de aceptar su propuesta y, con las explicaciones más o menos pertinentes, se despidieron del resto.

Aquella Nochebuena dos mundos diferentes, que no lo eran tanto, se sentaron a la mesa; tres vidas longevas compartieron además de las viandas, recuerdos, ilusiones y alegrías.

Han pasado dos navidades desde entonces. Madrid vuelve a estar engalanada de luces. El mismo frío, el mismo ambiente, idénticas  prisas por sus calles. Lo cierto es que en el 15 de la calle Galileo, tres corazones amigos siguen latiendo bajo el mismo techo.



© Ceferino Otálora. Diciembre 2010.
Imágenes tomadas de Internet.
© Sus autores.


OS DESEO A TODOS ¡FELIZ NAVIDAD!
Y UN ESPLÉNDIDO 2011.
MOS.


31 comentarios:

La cuentera Idaluz dijo...

Un bonito cuento de Navidad, fechas en que se invita a ser solidarios. En este caso, tres almas, tres personas, tres seres humanos llenos de bondad. Te felicito las Fiestas, entrañable Cefe. Deseo que el 2.011 sea fructífero en creatividad en las letras, y en lo personal...lo mejor de lo mejor. Besos.

Luisa dijo...

Hola, Mos.
Este es un claro ejemplo de cómo se puede acercar un corazón solitario a otros sin tener que ser familia. Estas fiestas ya no son las que eran. El consumismo y las prisas nos devoran y se hace necesaria la reflexión, pero no sobre si el año que está por llegar nos pondremos a dieta o dejaremos de fumar… hay que ser un poco más serio con uno mismo. Tu cuento llama a ello.

Felices fiestas, compi. Pásalo bien con la familia.

TriniReina dijo...

Ojalá estas cosas tan hermosas sucedieran durante el resto del año y no sólo en Navidad.
Precioso cuento, Mos.

PD: Cómo puedo "pillar" lo de la radio de Maribel, para el blog?

Abrazos

María dijo...

Qué ternura, Paisano, y ¿sabes qué?, no nos costaría nada a todos hacer algo así y enriquecernos con la presencia y la experiencia de quienes aceptaran nuestra invitación.

Me has arrancado una lagrimita.

Besos

María dijo...

Soy especialista en perder comentarios, Paisano, si te sale el anterior borra uno ¿vale?. Te decía que qué ternura me ha inspirado tu relato y que no nos costaría nada hacer algo así y enriquecernos con la presencia y la experiencia de quienes aceptaran nuestra invitacion.

Besos y feliz navidad

Tesa dijo...

Preciosa historia, Mos. Que pases unas fiestas de cine con el amor y las risas de los que más quieres.

Te djo este texto que define muy bien la relación que tenemos todos con la soledad.


“¿Por qué tenemos que quedarnos todos tan solos?…
Hay tantísimas personas en este mundo que esperan, todas y cada una de ellas, algo de los demás, y que, no obstante, se aíslan tanto las unas de las otras… ¿Se nutre acaso el planeta de la soledad de los seres humanos para seguir rotando?”

(Spunik, mi amor, de Haruki Murakami)

Un abrazo grandote, amigo Mos, besitos para Tere.

josefina dijo...

Precioso y muy tierno el cuento de Navidad.
Gracias Mos por compartirlo.
Un besote y feliz Navidad

Narci dijo...

Encantaqdora y tierna historia, que viene a mostrarnos como la soledad es sólo un cubículo en el que nos encerramos porque así lo queremos, pero del que se puede salir en cualquier momento, de la mano y los pies de la palabra, y a través de la limosna, no de la que damos, sino de la que estamos dispuestos a admitir que recibimos.

Feliz Navidad y besos

Mos dijo...

Gracias cuentera por tus palabras.
La Navidad invita a la ternura y a quererse un poco más. Ojalá que la humanidad entendiéramos que tenemos que compartir y ayudarnos unos a otros.
Felices Fiestas y un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida Luisa: La Navidad ya no es lo que era porque nos hacemos mayores y ya no hay niños en casa que se ilusionen con todo y llenen de alegría estos días tan...consumistas.
La solidaridad es voluntaria y cada uno deberá darla cuando lo sienta así. No está de más pensar un poco en el resto de personas que no lo pasan tan bien.

Un abrazo y que la Navidad sea próspera en ilusión.

Mos.

Mos dijo...

Amiga Trini: Seguro que este cuento se hace realidad en más de un lugar. En el fondo, hay más personas con corazoncito que de las otras.

Un abrazo desde mi orilla y que el 2011 venga lleno de bienestar para ti y los tuyos.

Mos dijo...

Paisana María: Cierto es que no nos costaría nada hacer algo así con gente necesitada que aportaría sus vivencias y su agradecimiento sincero.
Que la Navidad nos haga un poquito mejores a todos.

Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida Tesa: La soledad no deseada es como una tortura, como un castigo. Sí que es verdad que hay gente en soledad porque no encuentra un interlocutor que le escuche y comparta su vida. No hay nada mejor que la comunicación y traspasar sentimientos a través del conocimiento del otro.
Te deseo lo mejor en este año que comienza y que las moreras vuelvan a embriagarnos con su perfume.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Mos dijo...

Abuela Josefina. Qué suerte tener un nieto como Pau y una abuela como tú. Tú eres un ejemplo de buena persona que comparte su corazón con los demás.
Feliz Navidad y próspero Año Nuevo.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Mos dijo...

Amiga Narci: La soledad tiene su lado positivo pero hay personas que lescuesta verlo. La otra soledad, la de sentirse incomunicado y sin nadie con quién compartir, es la peor. Y, por supuesto, debemos pedir auxilio y salir al exterior cuando nos invada.
Gracias por venir a mi orilla. Te deseo un feliz año nuevo cargado de ilusión, alegría, versos y buenos momentos.
Mos desde mi orilla.

Resu dijo...

Un buen relato lleno de nostalgia, lleno de esa nostalgia que antes no notábamos porque nos quedaba lejos o no existía; nos hemos deshumanizado y ahora nos pasa factura. Echo de menos la época de niña sobre todo en estas fechas, nos conformábamos con tampoco.

Un beso grande para todos y felices fiestas.
Os deseo un buen año 2011.

carlota dijo...

Eres un encanto. Muchas gracias por tus palabras.
Besos para ti para tu chica y mis mejores deseos para estos días.

disancor dijo...

Tierno y conmovedor relato, muy adecuado para estas fechas.
Feliz Navidad.
Un abrazo.

Jorge dijo...

Gracias, Cefe, por este texto. Muy tuyo, como siempre.

Cada año lucho por romper con esa idea adulta de que las Navidades son tristes y llenas de melancolía. Todos tenemos faltas y recuerdos pero animo a la gente a intentar dejarse llevar, aunque sea levemente, por los tópicos navideños e intentemos dar felicidad y compañía para recibir lo mismo, de corazón. Intentar recuperar algo de ese niño que todos llevamos dentro, incluso en tiempos oscuros. Para amarguras y luchas ya tenemos los otros 350 días del año.

¡Felices fiestas a todos!

Mos dijo...

Amiga Resu: La nostalgia siempre nos acerca a nuestra infancia y eso ¡queda tan lejano!
Me alegro de que te guste mi relato navideño. A ver el tuyo que se hace de rogar.

Un abrazo y feliz Navidad llena de relatos con garra.
Mos.

Mos dijo...

Carlota-Maribel. Sé que eres una excelente persona aunque algo escéptica con toda la parafernalia navideña. A mí también me parece exagerado todo lo que se monta con estas fiestas consumistas.
De todas formas, hay algo que no cambia: el corazón y los sentimientos de las buenas gentes. En esas te incluyo al igual que a muchos de los que conozco.
Y eso cuenta más que todas las navidades juntas.
Tú también eres un encanto.
Besos de Tere y míos.
Mos desde su orilla.

Mos dijo...

Amigo Disancor: Gracias por pasar por mi orilla y dejar tu comentario.
Prometo ir a Don Benito en el 2011 y disfrutar de tu pueblo y sus gentes.
Felices Fiestas y mucha alegría.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Mos dijo...

Querido amigo Jorge: Comparto completamente tu comentario. Hay que disfrutar de las navidades lo mejor que se pueda y juntarse, si cabe, más las familias y compartir. Volver a ser un poco niños y que la nostalgia sólo pase de refilón por nuestra mente.

Un abrazo grandote desde mi orilla.

"ACAPU" dijo...

"dos mundos diferentes que no lo eran tanto..." Así es, y cuando se rompen esas barreras absurdas creadas por el dinero pasa lo que pasa, que salen lagrimones como diamantes (no, mejor que diamantes) y la vida es un lugar más habitable.
Es una historia preciosa.

Mos, te deseo un feliz día a día y un próspero año nuevo :)

Un fuerte abrazo.

Alma Enamorada dijo...

FELIZ NAVIDAD!!!
..................★. "Te deseo
................*✱ ♥. .12 meses de prosperidad,
.................*♥☮-*※.52 semanas de @legría,
...........*✱ *♥*❉**.365 días de éxito,
............¨※ *♥*- ҈ -*✿*.8760 horas de salud,
............**✱ *✿*- ҈ -*♥*. 525600 minutos de paz &
.......*※♥**- ҈ -**✿*♥*※. 3153600 segundos de @mor!!
..... ҈ -*♥**❉**☮*o*✱*♥*
...............__▒__
...............\▓▓▓/

Lugareño dijo...

Recibe un abrazo, paisano. Que disfrutes estos días con los tuyos. FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO AÑO 2011.

Perlita dijo...

Mos...¡qué nudo me has dejado en la garganta! Menos mal que al final he podido tragármelo porque de lo contrario no hubiera podido sentarme a la mesa esta noche. Preciosa la narración. La llaman Nochebuena por el nacimiento de Nuestro Señor, pero no creas que no se ven montones de dramas estos días. No sé si me gustan demasiado y es para meditar esa reacción de tu protagonista, la generosa que tomó la sabia decisión de compartir...¡Dejámos tantas cosas de lado...!

Os deseo a toda la familia lo mejor y procurad no poneros demasiado "fascosos" con el "mantecao" y los cordiales.

Besos, paisano.

Ada dijo...

Que ternura y cuanta bondad. Ojalá fueramos capaz de hacer cosas así todo el año por los demás.
Felices fiestas Mos.
Besos

SOMMER dijo...

Amigo Mos, lástima que esta vena tan solidaria solo la mostremos en estas fechas. En fin, es lo que hay...

Feliz 2011 para ti y los tuyos amigo mío

Mos dijo...

Amiga Ada: Seguro que hay casos así repartidos por el mundo.
Feliz Navidad también para ti.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Mos dijo...

Querido Sommer: La Navidad enternece los corazones y saca lo mejor de la gente. Lástima, dices bien, que no sea todo el año y toda la vida así.
Bienvenido a mi orilla y pásate unas fiestas de escándalo, viajero Sommer.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.