VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

jueves, 17 de junio de 2010

LECTURAS DESDE MI ORILLA (1)

LA CIUDAD DE LOS HEREJES. FEDERICO ANDAHAZI.

RESUMEN DE LA CONTRAPORTADA:
En la Francia medieval, el duque Geoffroy de Charny ha hecho uso de su maléfica inteligencia para urdir un plan que le asegurará gloria y poder. Dominado por la ambición, se propone revivir el carácter milagroso del Santo Sudario, la perfecta excusa que justifique la construcción de una iglesia para su propio provecho. Mientras tanto, su hija Christine va a protagonizar junto al joven monje Aurelio una tormentosa historia de amor. Oponiéndose a los planes de su padre y dejando al desnudo la licenciosa vida de los conventos, Christine organiza una revuelta religiosa. Juntos fundan una ciudad tan perfecta como efímera, donde la libertad, el amor y el sexo luchan por encontrar un destino.

Aquí os dejo dos fragmentos del libro:

“LIREY, FRANCIA, 1347. Geoffrey de Charny contemplaba extasiado su nueva adquisición. Había extendido el manto sobre el amplio salón y caminaba en torno a él examinándolo con una mano en el mentón. Era una tela de tres pasos de largo por uno de ancho, presentaba un aspecto extrañamente agrisado y la luminosa figura de Jesús le confería un fulgor sacro. (…) De pronto, el duque golpeó las palmas de sus manos y antes de que dejara de reverberar el sonido contra las alturas del techo y las espaciadas paredes de piedra, se presentaron tres criados. El duque les ordenó que vieran el sudario y que luego le dieran su impresión: el primero se persignó y de inmediato comenzó a susurrar unas oraciones. El segundo había caído de rodillas y tocaba el manto como un náufrago que se aferrara a un madero flotando en medio del mar. El otro había quedado anonadado y no atinaba a moverse. Geoffrey de Charny tuvo que ordenarles tres veces y a los gritos que se retiraran del salón. (…) Volvió a mirar la figura sobre la tela y se dijo que, si siendo aquella sábana una pésima falsificación, una pintura hecha por alguien que ni siquiera merecía ser llamado pintor, aún así conseguía suscitar semejantes arrebatos de fe, una confeccionada por el mejor de los artistas podría convocar multitudes.”


“ASTURIAS, ESPAÑA, 1348. El grupo de hombres y mujeres liderado por Aurelio y Christine llegaron por fin a la pequeña villa de Velayo, en Asturias. (…) Las casas del pueblo eran blancas y sencillas y albergaban a gentes del campo y también del mar, agricultores y pescadores, ya que la villa estaba abrazada por el río que desembocaba en las costas del Cantábrico. Aurelio desplegó el mapa y, mirando en derredor, tardó en comprender que el castillo que dominaba el valle (…), era el suyo. Aurelio tomó posesión de su herencia presentando los documentos de propiedad ante el conde de Gijón, don Alonso, hijo bastardo de Enrique II, dueño de la mayor parte de las tierras (…) Acostumbrados todos a la introvertida existencia que llevaban unas en el convento y otros en la abadía, habituados a la vida religiosa, el grupo ocupó el castillo y dispuso de los ámbitos como si se tratase de un monasterio laico. (…) Durante los primeros tiempos las mujeres debían ocuparse de todas las labores: encender y mantener el fuego para cocinar y dar calor al hogar, coser, tejer, bordar, (…) moler los granos, hacer la harina y amasar el pan.(…) Pero a instancias de Aurelio, que tanto padecía en el monasterio la holganza disfrazada de misticismo, poco a poco los hombres comenzaron a asumir algunas tareas: cortar y almacenar leña, …aprendieron algunos rudimentos de herrería,…coser cuero,…fabricar calzado,…la producción de los quesos.(…) Y así, procediendo de acuerdo con los dictados del corazón, cohabitaban los hombres junto a las mujeres, compartiendo el trabajo y el descanso, las conversaciones y el silencio, las lecturas y las escrituras, el techo y el lecho.(…) Era aquel un mundo perfecto.”

9 comentarios:

josefina dijo...

Estoy leyendo "LA CATEDRALDEL MAR" y me gusta piensoque este libro que nos pones hoy también me gustaría.
UN abrazo Mos

Luisa dijo...

Tiene muy buena pinta. Ya sabes lo que me gusta a mí la novela histórica con varios tintes o de un solo color. Hoy por hoy, creo que es la más leída en nuestro país e imagino que será porque nos traslada a otras épocas mucho más interesantes que la nuestra (será que estamos un poco hartos de la que nos ha tocado) y de una riqueza visual sin límites. No hay nada como abrir un libro y que te muestre lo variopinto de un paisaje salpicado de castillos y monasterios donde se cuecen las más interesantes intrigas. Si encima tiene el acicate de la sábana Santa de por medio, la lectura está asegurada.

Imagino que me la prestarás uno de estos días.

Un beso muy fuerte, compi.

Jorge dijo...

Gracias, Cefe, por esta nueva "sección". Seguiremos tus consejos.

Quizá no venga a cuento pero hoy ha muerto Saramago (seguro que le dedicarás alguna nueva entrada en el futuro) y éste me parece un buen lugar para dejar mi recuerdo y mi eterna consideración a un autor ejemplo como literato y, para mí, también como ser humano. Sus pensamientos y su forma de entender el mundo y la sociedad serán siempre referente en mi camino. Nos quedan sus libros (muchos de ellos magistrales) y su forma de interpretar la vida, desde la justicia, la solidaridad y ese ateísmo profundo que ayuda a ver todo sin las ataduras y tristes dictaduras morales de esos falsos dioses que nos hemos inventado y bajo cuyo yugo de miedo y opresión hemos y seguimos viviendo y sufriendo.

Descanse en paz. En su paz.

Mos dijo...

Pienso que sí te gustaría, Josefina. Son novelas de ficción basadas en hechos históricos. Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Luisa: Son libros de lectura amena, muy descriptivos y con gran dosis de suspense. Por otro lado, instruyen de épocas pasadas y te transportan en el tiempo.
Claro que te lo dejaré; eso está hecho.
Un abrazo de Mos desde su orilla.

Mos dijo...

Amigo Jorge: La pérdida de Saramago es difícil de reemplazar. Siempre fue un autor fiel a sus principios, coherente y muy escéptico con la visión capitalista del mundo.
En algún momento habrá un recuerdo para él en mi orilla.
Hasta pronto. Mos.

Resu dijo...

La propuesta me parece muy buena, ya me habías comentado algo del libro y entonces me resulto interesante; la historia se vive y se revive en cada nuevo libro que se publica, pero siempre es interesante.
Un besazo

Mos dijo...

Resu, compi y amiga, ya he terminado su lectura y sabes que tanto a Luisa como a ti, os lo pasaré para que opinemos todos de él.
Hace tiempo que se sabe que lo de la Sábana Santa es un "rollo patatero" pero la Iglesia ha sacado buen partido de ello.
Como bien decía Saramago: En pos de las religiones siempre se han cometido las mayores atrocidades.
Un beso. Nos vemos pronto.

Tesa dijo...

No me gustan las novelas históricas de intrigas palaciegas o sacras: el sudario, el grial... prefiero las novelas raritas.

Estoy enganchada a los japoneses ultimamente y acabo de leer una historia de amor titulada:

"El cielo es azul, la tierra blanca" que me ha dejado boquiabierta. Es como un haiku, como un ideograma, como un paseo de cerezos: sutil y muy bella.


Qué pases un buen verano, Mos.Un abrazo,