VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

jueves, 27 de mayo de 2010

DESTINOS

“El destino se ríe de las probabilidades”.
E.G.BULWER LYTTON (1803-1873)



Rosaura salió exultante de la clínica. Los análisis demostraban que no había restos de células cancerígenas después del duro tratamiento recibido durante todo un año. El doctor que la trataba le dio el alta definitiva. Su rostro brillaba como el sol de mayo que lucía en Madrid. Había ganado, de nuevo, otra batalla a las vicisitudes que le presentaba la vida. Optó por comprar unas flores y ofrecérselas a la Virgen de la Almudena. Esa es la razón por la que, después de orientarse mentalmente, se dirigió con su Ford Fiesta hacia la catedral. Minutos después, pasaba por debajo del Viaducto de Segovia.
Su´ud llegó hace dos años en una patera. Antes de abandonar la aldea mauritana de donde procedía, prometió a su mujer y sus tres hijos que la vida cambiaría para ellos; que trabajaría duro en España y les mandaría dinero; que incluso, más adelante, podrían venirse con él. No fue así. Los primeros meses estuvo deambulando por la costa vendiendo gafas, relojes y abalorios; más tarde bolsos falsos en mercadillos y terminó en Madrid de mantero de películas piratas. Nada pudo mandar a los suyos. Ahora malvivía entre los arcos del viaducto junto a otros sin techo. Por eso, antes de tirarse al vacío desde el puente, renegó a gritos de su nombre. Su´ud significa “con buena suerte” en árabe.
Las primeras en dar la noticia fueron las emisoras locales de radio: “una mujer de mediana edad, que responde a las siglas R.M.S., ha fallecido hace escasos minutos al caer sobre su vehículo el cuerpo de un hombre de origen magrebí que se ha lanzado desde el Viaducto de Segovia de nuestra ciudad. Según ha informado la policía local, el impacto hizo que el presunto homicida atravesara el parabrisas del Ford Fiesta siniestrado. Su propietaria falleció en el acto provocando un aparatoso accidente en la zona. Según confirman varios testigos oculares, el supuesto suicida sólo presenta fractura de las dos piernas por lo que ha sido trasladado de urgencia al Hospital Clínico”.

© Ceferino Otálora (Mos). Mayo de 2010.
Imagen tomada de Internet
Viaducto de la calle Segovia (Madrid)





12 comentarios:

TriniReina dijo...

Las jugarretas de la vida. Alguien muere. Alguien con tremendas ganas de luchar por vivir. Otros desean la muerte y la vida se rie de ellos y se les multiplica...

Abrazos

Luisa dijo...

Así es la vida, Mos. Terriblemente graciosa. Creo que se aburre y por eso tiene que buscar tres pies al gato. Nunca llueve a gusto de todos; en este caso menos, que le ha llovido encima, a esa pobrecilla, un hombre del cielo.

Muy bueno, compi. El chico malo vuelve a las andadas.

Un beso.

Resu dijo...

La vida a veces es muy caprichosa, aunque son caprichos de alto coste humano, que normalmente no entendemos lo tremendamente injusta que puede llegar a ser.
Buen relato compi, siempre llegando dentro, arañando en los sentimientos.
Un beso

La cuentera Idaluz dijo...

La vida es así. A veces cruel como en este micro-relato. Dos vidas, dos destinos. No siempre las cartas nos vienen bien dadas. Pobre protagonista, la sorpresa que le depara el destino. Me agrada deleitarme con este estupendo blog. Saludos cordiales.

Mos dijo...

Así es Trini; aunque duela. No siempre se sale airoso de algunas situaciones ni siempre se cumplen nuestros deseos.
Un abrazo por pasarte por mi orilla.
Mos.

Mos dijo...

Luisa, hay que verlo así; como una jugarreta, una mala pasada del destino.
Y también hay que escribir de ese lado oscuro de la vida.
Un abrazo de Mos desde mi orilla.

Mos dijo...

Querida Resu: En algún periódico leí una noticia en la que alguien moría por estar en el sitio y el momento equivocado. Luego encontré la cita que abre el relato.
"El destino se ríe de las probabilidades". Y pienso que es cierto. De ahí surgió este relato cargado de cierta amargura.
Ya sé que las penas se digieren mal pero no podemos negar que están ahí y que ocurren cosas peores todos los días.
Un abrazo desde mi orilla.

Mos dijo...

Hola cuentera: La vida es cruel para muchas personas y muchas de esas personas se preguntan por qué. Sé que este relato es como un zarpazo,; como un golpe a las ilusiones; como un hachazo a la esperanza.
Depende del color con que se mire o se mira.
Su´ud no ha muerto; sólo sus piernas están rotas. Tal vez comience otra oportunidad para él.
Un abrazo para ti cuentera. Mos.

Tesa dijo...

Hola, Mos, no sé si será por mi tendencia al humor negro que amo tanto la vida, y no me angustia la muerte, sí el sufrimiento, porque pienso que cuando me llegue mi hora no importa que yo me proteja o que trate de evitarlo, me habrá llegado.

Así que soy de esas "irresponsables" que suelen ir muy poco al médico.

Me cuido porque me gusta tener salud y fuerzas para este camino de aquí, pero no me obsesiono con ser eterna o morir muy vieja.

La tragedia y la comedia tienen una separación muy fina y tú las dominas con mucha maestría y ternura.

Un abrazo, Mos.

Darilea dijo...

Quién entiende a la vida, esta vida tan hermosa y a la vez tan injusta.
Una mujer no importa el nombre... hace tres años una mala noticia, la hizo añicos se recuperó con unas ganas fuera de lo natural, (claro está sus hijos la necesitan), tres años de regalo, para esperar a pesar de sus ganas... La muerte. Sentada en una silla de ruedas, con la mirada perdida y sin ser la mujer y amiga que yo un día conocí, extraviada quién sabe dónde, no conoce a los que la rodean...
La vida quién la comprende?
Me tocaste de lleno Mos, parece que leíste a traves de mis amapolas la razón de mi canción.
Un beso

Mos dijo...

Tesa, como soy algo supersticioso, creo que todos estamos marcados por nuestro destino. Por eso, creo en la cita donde dice que el destino se ríe de las probabilidades. Es decir, poco podemos hacer contra lo que está previsto por no se sabe bien qué fuerza oculta que nos dirige.
Sé que este relato "disgusta" a la gente en general, pero insisto en decir que forma parte de la vida, de nuestra realidad.
Agradezco tus elogios y tu presencia en mi orilla.
Un abrazo sincero de Mos.

Mos dijo...

Relatos así te "tocan" más cuando uno tiene días bajos. O cuando conoce de cerca historias parecidas donde te preguntas qué carajo hacemos aquí o por qué se rompen las esperanzas e ilusiones de tanta gente "buena" que no se merecen las tragedias por las que pasan.
Darilea, estamos de paso y no podemos luchar contra el destino.
De todas formas, vivamos el día a día y sigamos fabricando sueños y aumentando las esperanzas. Eso nos hace sentir bien.
Un beso desde mi orilla.