VEN A LA ORILLA Y QUÉDATE CONMIGO. PODRÁS CONOCERME A TRAVÉS DE MIS RELATOS Y MI POESÍA. TAMBIÉN CON ALGUNOS DE MIS PENSAMIENTOS Y OPINIONES. SIEMPRE QUE VENGAS ENCONTRARÁS ALGO DE CULTURA Y ARTE. Y TODO AQUELLO QUE CREA QUE TE PUEDE INTERESAR.
SE ME OLVIDABA PRESENTARME: SOY MOS Y ESTA ES LA ORILLA DE LAS PALABRAS; EL LUGAR DONDE SIEMPRE SERÁS BIEN RECIBIDO.

Seguidores

domingo, 31 de enero de 2010

JUVENTUD

A Sebastián se le iluminaron sus ojos verdes, escondidos tras las gafas, cuando vio el cartel de aquella casa. "Casa de la Juventud Los Arcos". ¡Por fin había dado con ella! Llevaba poco más de tres meses en nuestra ciudad y apenas sabía de alguien que tuviera sus mismas inquietudes y proyectos. La mayoría de sus amigos y conocidos se pasaban el día resignados, pasivos, viendo la tele, quejándose de sus vidas, criticando a sus familias,... Y tanta rutina repleta de lamentos no estaba en sus planes.
Observó los graffitis que adornaban la entrada y reconoció que eran originales. Aunque él hubiera pintado algo más realista. Después, dirigió su mirada hasta el barco de vela que figuraba al fondo. Le recordó las carabelas de los viajes de Colón. Tal vez fue construido por jóvenes de aquel centro en algún curso de modelismo naval.
Estaba impaciente por saber en qué podría apuntarse; por descubrir nuevos amigos que tuvieran tanta energía como él. Se acercó al tablón de anuncios y leyó todas las hojas casi con avidez. Fútbol, baloncesto, ciclismo, cursos de guitarra, grupos de teatro, informática, animadores de tiempo libre, senderismo,... Todo le fascinaba; se sintió feliz entre tanta actividad. Titubeó unos segundos con el amplio abanico de ocupaciones que tenía ante sus ojos. Comenzaría con el ciclismo y el curso de guitarra; algo en lo que ya se consideraba casi un experto. Si todo iba bien tendría tiempo, más adelante, de aprender informática para estar al día.
Antes de pasar al edificio para pedir información e inscribirse en lo que quería, comprobó que llevaba su cartera y el carnet de identidad.
Sebastián había cumplido sesenta y siete años el día que llegó a Fuenlabrada. Pero hoy se sentía más joven que nunca.


© Ceferino Otálora. (Mos)
-Imagen tomada de Internet

10 comentarios:

mos dijo...

Sigo rescatando escritos del cajón del olvido. Este tiene más de tres años pero he decidido colgarlo como homenaje. Homenaje a la gente que, a pesar de los años, quiere sentirse útil y tener el espíritu joven.

Os iré visitando en vuestros blogs poco a poco. Gracias por pasaros por mi orilla.

Un abrazo de Mos.

josefina dijo...

Bueno yo quiero sentirme joven, pero no tanto.
Yo me quedo con la informática, algún paseo, cine, jugar a las cartas, monopoli....En fin todo deportes tranquilos.
Un abrazo Mos

TriniReina dijo...

Como para no sentirse:)

En mi pueblo, la concejalía de cultura y deportes, pone a disposición de los vecinos montones de cursos. Este año, creo recordar, son más de 50 cursos. Yo asisto al de poesía y mi hija al de taichí y guitarra. Bueno, al grano, que siempre me voy por los cerros de mi ombligo:):)
Que eso, que hay muchos cursos y no puedes imaginar cuanta gente joven y sobre todo, mayor, que los aprovecha, se entretienen y sacan luego, al final del ejercicio, sus trabajos en exposición. No veas que lluvia de arte hasta entonces oculto. Afortunadamente, hoy, tenemos la oportunidad de sacarlo a la luz.

Me alegro por Sebastián.

Abrazos amigo Mos

Luisa dijo...

Lo de sentirse joven está muy bien. Yo conozco a mucha gente que a pesar de su edad, siguen queriendo sentirse activas y participar en cursos y colectivos que le aporten algo. Mi maestra de diseño tenía 65 años y quién lo hubiese dicho. No le hubiese echado más de 55. Y sin embargo, comozco gente que es joven y se sienten como viejos.

Un beso muy fuerte, Mos.

Narci dijo...

Sin duda la juventud está en el alma.

Mi PODEROSO AMIGO Mos, te he dejado un ragalito en mi blog Pétalos de alma.
Espero que sea de tu agrado.

Besos

Allek dijo...

preciosa entrada, me ha
dejado maravillosas sensaciones
abrazos..

carlota dijo...

Mira que estaba impaciente por llegar al final del relato porque me esperaba uno de tus golpes de efecto llenos de sentimiento y de peso.
Estoy totalmente de acuerdo pero, sobre todo, admiro las ganas de Sebastián y su autoestima y tesón por buscar y conseguir lo que desea en este momento. Sin más planteamientos.
Un abrazo fuerte

Resu dijo...

La juventud se lleva dentro, pero ayuda mucho tener tanta oferta cultural de la que poderse beneficiar. Entrañable Mos.
Besazos.

SOMMER dijo...

Está claro, que la ilusión por empezar, no entiende de edad ¡¡¡¡¡

Tesa dijo...

Qué sensibilidad tienes para retratar a la gente sencilla que no se rinde, como tú, que sigue buscando, como tú, que ama la vida, como tú...

Es que me repito, pero Sebastián también es de mi cuerda. A mí el día se me hace corto, todo me interesa, ahora quiero aprender a hacer páginas web.

Estudio catalán, hago danza, trabajo en un libro sobre música que no sé en que acabará, sigo experimentando con mis fotos, diseñando nuevas aventuras... Y es que sólo tengo casi 56 y me siento muy joven y con ganas de aprender y experimentar hasta que el body aguante.

Un abrazo, Cefe